Ciencia y Computación    

Cómo saber si te están espiando



Seguramente escuchaste que pueden utilizar tus propios dispositivos para espiarte. Puede ser cierto, si tu computadora o tu smartphone realizan funciones extrañas, es probable que estés siendo espiado por un malware que se haya instalado en tu dispositivo.

En muchas ocasiones, estos comportamientos extraños pueden ser interpretados como anomalías en el funcionamiento del dispositivo.

Revisemos algunas señales de que tenemos un programa no deseado en nuestro equipo y que interfiriere nuestras comunicaciones.

Uno de los signos más habituales para detectar si alguien te está espiando es que la computadora o el celular se ponga lento.

Aplicaciones que se cierran de forma inesperada, apps que tardan demasiado tiempo en ejecutarse o ventanas que aparecen inexplicablemente pueden ser síntomas de que algo está sucediendo de forma oculta en tu dispositivo.

Este comportamiento acostumbra a ser indicativo de un mal funcionamiento del sistema operativo, por lo que puede resultar confuso para los usuarios menos experimentados.

La aparición de aplicaciones o procesos que el usuario no ha instalado también son señales de que determinados servicios están haciendo un uso abusivo de sus privilegios.

Debemos saber que tener procesos ocultos ejecutándose en segundo plano tiene varios efectos colaterales, entre ellos, la ralentización del procesador y un funcionamiento más lento en general.

El proceso de recogida de distintos tipos de datos en segundo plano implica duplicar el número de tareas, lo que produce un aumento en el consumo de recursos y hace que el consumo de batería también se dispare proporcionalmente, por lo que la autonomía de la batería se verá seriamente afectada.

Cuando tu equipo tiene un inusual uso intensivo del procesador y no responde con fluidez, sumando los síntomas de cierres aleatorios debes tomar medidas de forma inmediata.

Los procesos de espionaje pueden implicar un aumento del uso de servicios como el GPS para mantenerte localizado, acceso a la cámara frontal o a la webcam en el caso de los portátiles.

Si al grabar audio o al hacer llamadas escuchas ruidos extraños, puede ser debido a que la señal de audio que recoge el micrófono está siendo derivada a otro canal para registrar la conversación y, de ahí, enviada a tu interlocutor y viceversa.

Uno de los signos más evidentes de que estás siendo espiado es la activación de las cámaras incluso cuando no las estás usando.

Esto es más evidente en el caso de los portátiles ya que al activarse la cámara acostumbra a encenderse un LED junto a ella, demostrando que está en funcionamiento y probablemente se estén registrando imágenes en vídeo o fotografías de todo cuanto sucede delante.

Las aplicaciones espía se pueden colar haciéndose pasar por juegos gratuitos o por herramientas sencillas que no despiertan ninguna alarma. Revisa los permisos que te solicitan cuando las instalas, hay apps que no necesitan acceder a todas tus herramientas y opciones como contactos, ubicación, cámara, etc.

Si los problemas empezaron luego de instalar una app o algún nuevo programa debes desinstalar el mismo lo antes posible y actualizar tu antivirus y cortafuegos.

MÁS TITULARES DE Ciencia y Computación