CULTURAL    

INTELIGENCIA EMOCIONAL

Cada que nos comunicamos “echamos energías a los demás”

Eduardo Kucharsky Asport

“Quien pres­ta aten­ción a las ener­gías que en­vía atrae las me­jo­res co­sas a su vi­da”



*En ca­da co­mu­ni­ca­ción in­ter­per­so­nal en­via­mos, apar­te de los so­ni­dos e imá­ge­nes, ener­gía vi­tal que la per­so­na que re­ci­be la co­mu­ni­ca­ción pue­de sen­tir­la en el mo­men­to o al­gu­nos ins­tan­tes des­pués.

*Po­dría de­cir­se que en ca­da co­mu­ni­ca­ción, “nos echa­mos mu­tua­men­te ener­gías” y si di­chas ener­gías no son cons­cien­tes, en­via­mos cual­quier ti­po de ener­gía cu­yo re­sul­ta­do no po­de­mos con­tro­lar; de ahí que, a ve­ces, ini­cia­mos una con­ver­sa­ción con la me­jor de las in­ten­cio­nes y lue­go aca­ba­mos en la más es­pan­to­sa de las pe­leas que nun­ca hu­bié­ra­mos que­ri­do te­ner; ¿Por qué su­ce­de es­to? sim­ple­men­te por la ener­gía que en­via­mos o que nos en­vían y que sa­le del au­ra de las per­so­nas cuan­do van prac­ti­can­do la co­mu­ni­ca­ción in­ter­per­so­nal.

*Po­de­mos en­men­dar es­ta si­tua­ción y rea­li­zar es­te apren­di­za­je con mu­cha cal­ma y pa­cien­cia, pues­to que no nos han en­se­ña­do en nues­tra ni­ñez nin­gún co­no­ci­mien­to que ten­ga que ver con la ener­gía vi­tal que ro­dea a ca­da ser hu­ma­no.

*Po­de­mos en­viar di­fe­ren­tes co­lo­res de ener­gía de ma­ne­ra vo­lun­ta­ria, cuan­do apren­de­mos que, en­via­mos ener­gía de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca de nues­tro cam­po ener­gé­ti­co cuan­do co­mu­ni­ca­mos; el co­lor más po­de­ro­so y más cons­truc­ti­vo es el blan­co in­ma­cu­la­do bri­llan­te; el ver­de le­chu­ga o ver­de le­cho­so es un co­lor que cu­ra o au­men­ta la sa­lud; el co­lor ro­sa­do for­ta­le­ce los cha­kras del cuer­po bio­plás­mi­co; el co­lor vio­le­ta blan­que­ci­no de­sin­te­gra las ener­gías gri­sá­ceas y las ener­gías ne­ga­ti­vas; los co­lo­res ne­ga­ti­vos co­mo el ne­gro o el ca­fé no de­ben uti­li­zar­se por­que pue­den cau­sar da­ño y de he­cho lo ha­cen cuan­do pro­pi­cian pe­leas e inar­mo­nía en los ho­ga­res y en las co­mu­ni­ca­cio­nes in­ter­per­so­na­les.

*La ener­gía vi­tal se la pue­de apren­der a en­viar cons­cien­te­men­te uti­li­zan­do el ve­hí­cu­lo de la ima­gi­na­ción, in­clu­so, uno pue­de en­viar­se a sí mis­mo el co­lor que quie­ra pa­ra ir lim­pian­do su pro­pia au­ra per­so­nal.

*Pa­ra en­viar ener­gía vi­tal a cual­quier per­so­na hay que ima­gi­narla an­tes de es­ta­ble­cer al­gu­na co­mu­ni­ca­ción con ella y lue­go se­lec­cio­nar el co­lor de ener­gía que quie­re que en­vuel­va o ro­dee a di­cha per­so­na, a con­ti­nua­ción ima­gi­ne o vi­sua­li­ce la luz del co­lor que us­ted ha ele­gi­do en­viar pro­vi­nien­do de lo al­to y ro­dean­do a esa per­so­na; vea có­mo és­ta per­ci­be esa luz y có­mo se de­lei­ta con la mis­ma.

*La ima­gi­na­ción crea­do­ra es el sex­to cuer­po vi­tal se­gún la tra­di­ción ca­ba­lís­ti­ca y tie­ne real po­der so­bre el des­ti­no y sa­lud de las per­so­nas, por eso re­sul­ta ne­ce­sa­rio e im­pres­cin­di­ble te­ner al­gún mé­to­do o co­no­ci­mien­to que nos per­mi­ta anu­lar las imá­ge­nes o ima­gi­na­cio­nes in­de­sea­bles.

*Pa­ra anu­lar cual­quier ima­gen in­de­sea­ble que se ha­ya me­ti­do en su ca­be­za o que us­ted mis­mo ha­ya ima­gi­na­do, pue­de ha­cer lo si­guien­te: Pien­se en una ima­gen muy de­sa­gra­da­ble que le re­sul­te muy di­fí­cil eli­mi­nar, bus­que en su me­mo­ria la ima­gen de di­cha ex­pe­rien­cia, una vez que la en­cuen­tre, to­me con­cien­cia de que es real­men­te de­sa­gra­da­ble e in­de­sea­ble pa­ra us­ted, lue­go pro­ce­da a ha­cer gi­rar la ima­gen so­bre su eje y pon­ga di­cha ima­gen “pa­tas arri­ba”, aho­ra sa­cú­da­la y abra una puer­ta en la par­te iz­quier­da de su men­te y arro­je di­cha ima­gen y cie­rre fuer­te­men­te esa puer­ta de su men­te y lle­ve su con­cen­tra­ción al te­ma de su si­guien­te vic­to­ria.

MÁS TITULARES DE CULTURAL