OPINIÓN    

Cuando las Islas Malvinas fueron francesas

José E. Pradel B.



La llamada cuestión de las ‘Islas Malvinas’, es parte de un eslabón de una gran cadena de tensiones históricas, diplomáticas y de ocupaciones territoriales. En ese sentido, es necesario mencionar que las citadas islas fueron descubiertas en 1520 por Esteban Gómez, -el portugués al servicio de España-, integrante de la expedición encomendada por Magallanes, quien las citó en su cuaderno de navegación con el nombre de ‘San Antón o San Son’.

Posteriormente, el navegante español Antonio de la Roca descubrió las Islas Georgias del sur y muchos años después, el inglés James Cook descubrió y tomó posesión de las Sandwich del Sur. Sin embargo, el nombre de ‘Falkland’ fue dado por el navegante John Strong, al estrecho que distancia a las dos islas y en homenaje a su protector Lord Falkland. Con el transcurso de los años dicha denominación se extendió a todo el archipiélago.

Pero un aspecto poco conocido fue que los franceses fueron los primeros que intentaron colonizarlas. De esta manera, el 2 de febrero de 1764, arribó a las islas el Conde Louis Antoine de Bougainville, como resultado de sus observaciones publicó la obra monumental: ‘Voyage autour du monde, par la frégate du roi La Boudeuse, et la flûte L’Étoile; en 1766, 1767, 1768 & 1769’.

De esta manera, cuando arribó a las citadas islas apuntó, en abril de 1764: “…la primera vez que echamos pie a tierra en estas islas nada de seductor se ofreció a nuestras mirada, ya a excepción de la hermosura del puerto en que habíamos entrado, no sabíamos aun lo que podría retenernos en esta tierra…”. De esta manera, tomó posesión de las citadas islas a nombre del rey de los franceses Luis XV y fundó Port Louis y la habitó con antiguos colonos franceses que residían en Acadia (nombre dado a las antiguas colonias del Virreinato de Nueva Francia, hoy Canadá). El desarrollo de dicha colonia no tropezó con muchas dificultades, construyeron un fuerte, casas, talleres, almacenes y un obelisco. Sin embargo las islas fueron devueltas en 1767 bajo presión diplomática y se aceptó una indemnización de la Corona Española.

Es necesario mencionar que Bougainville nombró a las islas con el nombre ‘Les Malouines’ por ser él oriundo de Saint Maló, con el tiempo los españoles las nombraron como Malquinas o Malvinas.

MÁS TITULARES DE OPINIÓN