EDITORIAL    

Sin remedio el grave abandono de hospitales



Es sumamente grave y preocupante el hecho de que médicos anuncien paros debido a la “precariedad por la que atraviesan muchos hospitales” del país; pero especialmente en La Paz el caso adquiere connotaciones muy delicadas que sería preciso solucionar en el menor tiempo. El profesional médico que atiende hospitales anuncia que son muchos los problemas, empezando por la falta de insumos, medicamentos, vituallas y carencia de quirófanos para operaciones. Uno de los casos es el del Hospital del Niño, donde fueron suspendidas cirugías por falta de medicamentos; hay informaciones pormenorizadas sobre la recepción indebida de medicamentos que habrían finiquitado en su fecha de expiración.

Al respecto, el director del Hospital del Niño explicó “que se recibió un lote de 400 frascos de analgésicos que tuvieron problemas en otros países y se solicitó el cambio de los fármacos”. El mismo funcionario explicó que “la suspensión de cirugías se debe al mantenimiento del equipo autoclave, además por el déficit de algunos medicamentos, sin embargo se procedió a la compra de algunos y otros fueron dotados por la Central de Abastecimiento de Suministros de Salud”.

Los anuncios de paros, por parte de los médicos, se deben, entre muchas razones, a la falta de pago de salarios a profesional contratado en hospitales, especialmente en el Complejo Hospitalario de Miraflores, “que ha rebasado su capacidad de trabajo de su personal en todos su ambientes, las enfermeras atienden entre 20 a 40 pacientes críticos cada día, poniéndolos en riesgo debido a que faltan recursos para atenderlos”. En cada hospital hay los mismos problemas: no cancelación de salarios, carencia de medicamentos, vituallas y enseres, exceso de pacientes que acuden para que se atienda sus males, debido especialmente a que “entró en vigencia el Sistema Único de Salud” sin contarse con el personal debido (ED 7-5-19).

Una información precisa señala: “A pesar de la orden del Presidente en octubre pasado, de entregar un albergue, ambulancias, equipos médicos, entre otros a los pacientes con cáncer, hasta la fecha esas promesas no fueron cumplidas”. Cabe recordar que muchos ofrecimientos de autoridades nunca se cumplieron; hay hospitales que han recibido seguridad de ser atendidos en sus requerimientos con la dotación de quirófanos, equipos, aparatos radiológicos, provisión de medicamentos mejoras en los ítems para aumentar personal médico y de enfermeras que tampoco se han cumplido.

Para muchos médicos que estarán involucrados en los paros, son tantos los ofrecimientos que, por ser excesivos e incumplibles, seguramente no hay ni los medios ni los propósitos serios para cumplir y, entretanto, los pacientes sufren abandono y falta de atención a estados de salud que en casos son graves. Se lamenta que, en la mayoría de los hospitales “hasta desaparecen las esperanzas de que la situación cambie”.