OPINIÓN    

Rectificar nuestra manera de pensar y actuar

Mariela Baldivieso Lema



Tenemos que aprender que en la vida muchas veces debemos rectificar. Rectificar es de sabios y nos ayudará a tomar nuevamente el rumbo y, en otros casos, cambiar nuestra vida para hacerla mejor, y sentirnos feliz.

Debemos saber cuándo hay que cambiar el rumbo de lo que estamos haciendo o la vida que estamos llevando. Tienes tiempo para hacer cambios en tu vida, vamos rectificando, lo que nos hace daño, lo que no hemos hecho bien y cambiar el rumbo de nuestras acciones y no aferrarnos a las situaciones que no tienen remedio. Más doloroso nos será solucionarlas, porque existen situaciones que escapan a nuestro control, pero otras sí están bajo nuestra responsabilidad y eso se llama libertad.

Tu vida, tus éxitos y fracasos, son producto de tu forma de pensar, es el cristal por el cual vemos la vida en color o en grises.

Si estás buscando un cambio en tu vida, ¡felicitaciones!, porque la inmensa mayoría de las personas está insatisfecha, deprimida, triste, ansiosa, pero sólo una parte de ellos lo reconoce y hace algo por cambiar. El resto prefiere resignarse, conformarse, quejarse, culpar a las circunstancias... y continúa haciendo siempre lo mismo, básicamente, con la esperanza de alguna vez obtener un resultado diferente. La mayoría de la personas solo sobrevive, no vive, la infelicidad y la insatisfacción las anestesiamos. como si esta actitud nos sacaría del pozo en el cual nos encontramos, pero es una simple ilusión. Bebemos, utilizamos drogas, buscamos amigos, mujeres, fiestas, en definitiva solo distraemos el dolor que llevamos dentro.

Y para cambiar necesitamos ayuda profesional, alguien que nos oriente, que nos muestre otra forma de hacer las cosas o de percibir el mundo y no porque carezcas del potencial, sino porque tus hábitos y todo tu entorno tienden a perpetuar ese estado rutinario de pensar y actuar de la misma manera.

Marcará la diferencia de qué lado de la vida te colocas, en lado optimista o pesimista, la clave está en cómo percibimos lo que nos pasa, cómo vemos las dificultades propias de nuestro mundo, como “obstáculos” que nos bloquean el camino, que nos “impiden” avanzar o como “desafíos” aprendizajes y niveles a recorrer, sin miedos, con valentía.

Lo único que podemos cambiar es a nosotros mismos, querer cambiar a los demás, o al mundo, es inútil, te roba energía emocional y mental y, sobre todo, paz interna.

Deja de seguir al rebaño, sé diferente, quita la queja, la crítica, toma acción y empieza a crear el destino extraordinario que quieres para tu vida.

La autora es Psicóloga.

Cel. 79250103

MÁS TITULARES DE OPINIÓN