OPINIÓN    

Fórmulas para lograr ser un país más generoso

Gustavo Matías



I

Reproduzco mis opiniones a “Economistas” a raíz de que la Asociación Española de Fundraising declaró su prioridad que los Gobiernos entiendan mejor el valor de la filantropía para que empresas y ciudadanos colaboren con las ONGs.

Más de la mitad de la población ha colaborado en alguna ocasión con el Tercer Sector, aunque muchos desconocen la ventajas sociales, económicas y psicológicas que ello conlleva. En España, el fundraising es en una herramienta que permite poner en contacto a entidades no lucrativas (ENLs) con ciudadanos y empresas para mejorar el bienestar social de todos.

La OCDE ya lo recomienda en su primer informe global sobre el estado de la filantropía, donde como pilar fundamental para lograr la Agenda de Desarrollo Sostenible en los próximos años debe mejorar la divulgación de información por parte de las entidades no lucrativas y los donantes, no solo con otros donantes, sino con los gobiernos de los países receptores. También sugiere fortalecer el entorno legal e institucional para apoyar este tipo de organizaciones. Según el informe de la OECD, la financiación privada de las entidades no lucrativas es modesta en comparación con la ayuda pública, pero su impacto potencial es alto, ya que permite poner en contacto al ciudadano con la ONG y generar mayor conocimiento de las causas y conciencia a largo plazo.

La filantropía es cada vez más importante, y su impulso debería estar en la agenda de todos los Gobiernos, ya que gracias a ella se puede contribuir a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos: erradicar la pobreza, proporcionar acceso de calidad a la atención médica, promover la cultura, ayudar a los colectivos desfavorecidos, y un largo etcétera. Pero para aprovechar todo su potencial, las ENLs necesitan que la sociedad en su conjunto (sociedad civil y empresarial y administraciones públicas) entienda los beneficios que ello conlleva.

Está demostrado por los hechos y numerosas investigaciones académicas que el fundraising es una herramienta que permite desarrollar la filantropía en España. A veces poco conocido, pero en muchas ocasiones resulta decisivo para las entidades no lucrativas y sociales. En España, a diferencia de otros países europeos, su peso y función se ha ignorado hasta ahora por los reguladores, no así por los ciudadanos, que cada día contribuyen más al tercer sector a través de donaciones privadas.

Los socios de la Asociación Española de Fundraising, más de un centenar de ONGs, lo saben y lo llevan haciendo mucho tiempo a través de las distintas herramientas de fundraising o captación de fondos: cartas enviadas por correo ordinario; llamadas de teléfono (telemarketing); face to face (es decir captadores de fondos en las calles); a través de correo electrónico; SMS; anuncios de televisión y radio; anuncios en periódicos; carteles; artículos en revistas; eventos, etc.

MÁS TITULARES DE OPINIÓN