CULTURAL    

Fin del “boom” de literatura latinoamericana



Gijón (España).- El llamado "boom latinoamericano", que entre los años 60 y 90 del pasado siglo fue un referente de la cultura de esa región, "ya no existe", según reconocieron ayer escritores de varios países de América Latina que participan en la XXXI edición de la Semana Negra de Gijón (norte de España).

El mexicano Fritz Glockner, el argentino Enzo Maqueira, el cubano William Navarrete y el peruano Jorge Eduardo Benavides presentaron sus últimos trabajos en esta cita literaria en la que más de 160 autores de 15 países hablarán de novela negra, pero también de ciencia ficción, fantasía, novela histórica, poesía o cómic.

Según los cuatro escritores, la pérdida de prestigio del compromiso político en las artes y las fronteras en el "monopolio" editorial le han dado la estocada final a un movimiento cultural reconocido en todo el mundo.

Actualmente la literatura iberoamericana se caracteriza por una diversidad de géneros y estilos narrativos que nada tienen que ver con su pasado glorioso, dijo Benavides, que en su última novela, "El asesinato de Laura Olivo", ha querido hacerle un homenaje a ese fenómeno cultural.

Enzo Maqueria, que presenta en el certamen de Gijón la novela "Hágase usted mismo", aseguró que "el boom dejó de existir", pero de sus cenizas puede renacer "una nueva literatura" de la mano del retorno de las ideologías y de la revolución feminista.

Fritz Glockner admitió que en México la realidad es tan cruel que desplazó a la novela negra, porque la gente ya no quiere leer los hechos truculentos que encuentra en la crónica policial todos los días.

Además, la concentración de las editoriales ha provocado un fenómeno "maligno" que hace que autores locales no sean editados en Europa y los europeos no se editen en América.

Estas "fronteras" no existían en los años 60 y 70, cuando se produjo el "boom" del que el argentino Julio Cortázar y el colombiano Gabriel García Márquez fueron sus exponentes más reconocidos.

William Navarrete consideró que este fenómeno que se originó en La Habana con la revolución castrista ha existido "de puertas para afuera" de la isla, porque del mismo no participó ningún escritor cubano. EFE

MÁS TITULARES DE CULTURAL