OPINIÓN    

Otra de Ripley, se vino el “mar de gas” con Boyuy X2

José Jorge Antonio Téllez Sasamoto



La gente más o menos interesada en lo que ocurre en Bolivia, se entera mediante la prensa de las declaraciones oficiales y/o “informaciones técnicas” acerca del resultado del pozo exploratorio Boyuy X2, que son, básicamente, obvios anuncios publicitarios de la campaña preelectoral de la ilegítima re-re… postulación de la “pareja presidencial”, precisamente en una concentración política masista.

El coro de ministros, vice ministros, diputados, presidente de YPFB y otros que continuamente incitan y exponen al bochorno al locuaz candidato que anticipa cuantiosas reservas (que por su posición obviamente no tiene obligación de saber), intentan, nuevamente, vendernos “gato por liebre”, con el “histórico” pozo descubridor de “un mar de gas en las profundidades del Subandino sur que va desde Santa Cruz, pasa por Chuquisaca y llega hasta Tarija”, textual.

En esta profusa competencia de declaraciones y diarreica propaganda, han arrastrado a una cantidad importante de opinadores (así los llama el gobierno masista), casi todos con nombre propio, pero sin conocimientos suficientes o por lo menos, más o menos básicos, que opinan voluntariosamente al compás y nivel de los técnicos del Ministerio del sector y de YPFB, junto a sumisas autoridades y legisladores masistas.

Inclusive algunos técnicos de la capitalizadora y antigua socia del gobierno de Sánchez de Lozada y actual socia del Gobierno de Morales, la tristemente célebre Repsol (ya no es Repsol-YPF porque fueron expulsados de Argentina), como el Gerente de Exploración (Goitia) o el Gerente de Relaciones Externas (Mariaca), se convierten en cómplices directos de la fraudulenta mentira al desviar y camuflar la información y declaraciones oficiales, acerca del fabuloso descubrimiento de su pozo.

La excepción en cuanto a conocimientos técnicos se da con el artículo del Ingeniero Geólogo Edmundo Pérez Peralta, del pasado 19 de enero, que explica con detalles técnicos básicos, pero especializados (tanto geológicos como geoquímicos), puntos críticos, y conclusivamente admite que el Pozo Boyuy X2, no será productivo.

Esto, para ser más claro, quiere decir (por si no se dieron cuenta los técnicos masistas) que geológicamente la posición del pozo en una “Silla Estructural” no es la más adecuada para una trampa de hidrocarburos. Aunque geoquímicamente mucho más significativa es la Gradiente Geotérmica que alcanza la profundidad del pozo y el grado de sobre maduración o metagénesis, que conclusivamente indica que el pozo no será productivo ni de Gas seco Metano, menos todavía húmedo y/o petróleo. Y menos de volúmenes comerciales.

Esto significa una nueva frustración para nuestra ingenua y crédula gente, que está siendo nuevamente engañada con alevosía y ventaja, por políticos masistas que le prometieron una nacionalización, que se “la cambiaron” con una fraudulenta modificación de los ilegales y anticonstitucionales contratos firmados con el Gobierno de Sánchez de Lozada. Así se convirtió nuevamente a las trasnacionales responsables de la destrucción de YPFB, en socias del Gobierno de Evo Morales y en los acreedores más importantes de Bolivia, al recuperar totalmente su inversión realizada en el periodo de la “capitalización”, más una graciosa concesión (única en la historia de los negocios) de los gastos incurridos, que se denomina “costos recuperables” y otras bagatelas, que les permite percibir más del 50% de la renta petrolera que recibe Bolivia.

Toda esta patraña que seguramente será manipulada con el mejor estilo de Lliquimuni, que significó un fraude del gobierno de Evo Morales, haciendo creer a la opinión pública durante varios años el descubrimiento de petróleo, con una pérdida económica superior a los 180 millones de dólares, que dicen cuesta Boyuy, terminó en el cajón de Ripley, con la mentirosa declaración sobre que solamente encontraron volúmenes no comerciales.

La realidad del país es complicada y sombría, más aún por causa del diagnóstico del sector de hidrocarburos, o por acción u omisión nuevamente seremos corresponsables de reparar y castigar los errores que se comete, permitiendo la impunidad de los corruptos y traidores a la Patria y a los bolivianos.

No pretendan ni el olvido ni el perdón.

El autor es Ingeniero

Geólogo Petrolero.

MÁS TITULARES DE OPINIÓN