INTERNACIONAL    

Campamento de desplazados en Idlib, Siria

Cuatro muertos por inhalación de gases



Al menos cuatro miembros de una misma familia, incluidos dos niños, han muerto ayer a causa de inhalación de gases en un campamento de desplazados internos en el noroeste de Siria a causa de un fallo en un calentador.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos ha indicado que el suceso ha tenido lugar en el campamento Deia 3, situado cerca de la localidad de Killi, en la provincia de Idlib.

Fuentes citadas por el organismo, con sede en Londres e informantes en el país árabe, han detallado que la familia había llegado al campamento desde la localidad de Kafrima, situada en el sur de la provincia.

"El calentador de madera estaba fuera de la tienda durante la noche, pero el frío forzó a la familia a meterlo dentro de la tienda, que no cuenta con ventilación, lo que causó la muerte de las cuatro personas", indicó.

"Los vecinos de la familia encontraron los cadáveres y los trasladaron a un puesto médico cercano, donde se confirmó que habían muerto a causa de la inhalación de gases", agregó.

Por otra parte, el Observatorio indicó que una niña murió de hipotermia en un hospital de Afrín cuando su padre intentaba trasladarla a pie durante dos horas debido a que carecía de medios de transporte para llegar al centro.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) expresó el martes su preocupación por la situación de los civiles en el noroeste de Siria, escenario de una ofensiva por parte del Ejército, y resaltó que la situación a la que hacen frente "es cada vez más desesperada".

La Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) cifró el pasado lunes en 689.000 los desplazados internos desde el 1 de diciembre a causa de la ofensiva contra las zonas controladas por rebeldes y yihadistas.

Además, la provincia de Idlib y zonas de las de Alepo y Hama se encuentran en manos de varios grupos armados, el más importante de los cuales es el grupo yihadista Hayat Tahrir al Sham (HTS). El Gobierno de Siria ha defendido que la ofensiva es parte de su lucha contra el terrorismo en el país. (Europa Press)

MÁS TITULARES DE INTERNACIONAL