OPINIÓN    

Chapare, tierra del narcotráfico

Angélica Siles Parrado



El Art. 384 de la Constitución Política del Estado establece: “El Estado protege a la coca originaria ancestral como patrimonio cultural, recurso natural renovable de la biodiversidad de Bolivia, y como factor de cohesión; en su estado natural no es estupefaciente. La revalorización, producción, comercialización e industrialización regirá mediante ley”. La Ley General de la Coca, promulgada por Evo Morales, Presidente de las 6 Federaciones del Chapare, es inconstitucional, porque la coca del Chapare NO ES originaria ancestral. La Ley beneficia a los cocaleros del Chapare, establece 22.000 Ha de coca, de las cuales 14.220 son de los Yungas y 7.700 del trópico de Cochabamba. La Ley 1.008 del Régimen de la Coca y Sustancias Controladas solo permitía 12.000 Ha en territorio paceño y consideraba ilegal la producción en Chapare porque no es ancestral. Pero se promueve más plantaciones de coca. Según la Undioc, durante el periodo del MAS, a la cabeza de Evo Morales, se cuenta con un promedio de 26 mil hectáreas.

En marzo, abril y junio, las fuerzas antidroga brasileñas decomisaron cuatro avionetas que salieron desde Bolivia para llevar cocaína hasta Brasil, el 13 de junio de 2018. Un narco boliviano llevaba 1 tonelada y media de droga en Chile; en Tarapacá e Iquique decomisaron 1 Tn de droga y 8 vehículos. Además, allanaron nueve domicilios en Iquique, La Tirana, Serena, Coquimbo y Tierra Amarilla, y se incautó ocho vehículos que eran utilizados en el traslado de la droga. En total fueron incautados 30 kilos de clorhidrato de cocaína, 1.263 kilos de cocaína base y 165,1 kilos de cannabis sativa (marihuana).

“Esta es la mayor incautación de droga realizada en la Región de Tarapacá, que hubiera llegado a ser comercializada en la calle y sacamos de circulación más de 19 millones de dosis, avaluada en más de $us 31 millones”, afirmó el jefe de la Prefectura Antinarcóticos Roy Farías. Otra avioneta iba a Brasil con 300 kilos de droga, procedente de Bolivia, con dos personas, una de ellas identificada como miembro de la Policía Militar boliviana, informó.

Hoffman aseguró que los cocaleros de Bolivia lograron generar, entre el 2006 y 2015, aproximadamente unos 320 millones de $us anuales, lo que significa que los años en el Gobierno de Morales la cifra es muy similar a la que se maneja en la agroindustria cruceña. Existen unos 70 mil productores de coca registrados, de los cuales 40.000 corresponden al Chapare y solo 30.000 a los Yungas, tienen control de precios que rige el mercado, la demanda es constante y los cocaleros se niegan a pagar impuestos.

Según el presidente de Adepcoca, Franklin Gutiérrez: “Del Chapare todos saben que la producción de coca no va al consumo tradicional, no va al masticado”. Y ahora se encuentra preso, sin pruebas, el gobierno manifestó que saldrá libre si renuncia a su dirigencia. En el Chapare, la Policía Antidroga decomisó en 2017 más de 17 Tn de cocaína y 214 de marihuana en 10.000 operativos, con un impacto de 189 millones de $us. y en 2018 con 173 Tn. En el primer semestre, en casi 7.000 operaciones policiales fueron incautadas 164 Tn. De marihuana, 6,82 de pasta de cocaína y 2,86 de clorhidrato de cocaína, se ha aprehendido a 1.976 personas, destruido 664 fábricas y 15 laboratorios de cristalización de droga. Con unas 23.100 hectáreas plantadas. Bolivia es el tercer productor mundial de coca, después de Colombia y Perú, según datos certificados por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc).

El sábado 2 de marzo, los cocaleros de San Rafael en el Chapare ayudaron a una avioneta, presuntamente con droga, a despegar del lugar y fueron sorprendidos por los agentes antidroga. Los cocaleros emboscaron, cercaron, insultaron, amenazaron y dispararon, dejando en el suelo un muerto, dos policías gravemente heridos, uno está en riesgo de perder el brazo, demostrando la violencia y la existencia de territorios controlados por grupos que defienden acciones ilegales y se evidencia la estrecha complicidad entre productores de coca y el narcotráfico, en el trópico del Chapare, donde impera la fuerza y el narcotráfico. Por ello Morales debe renunciar a la presidencia de las 6 Federaciones. No puede ser juez y parte.

La autora es Economista – Abogada Constitucionalista.

MÁS TITULARES DE OPINIÓN