NACIONAL    

YPFB

Explotación petrolera afectó áreas protegidas

> 14 áreas de preservación natural en flora y fauna están afectadas por proyectos de exploración y explotación hidrocarburífera



La estatal petrolera, Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), cuenta actualmente con 100 áreas reservadas para la exploración y explotación hidrocarburífera, de las cuales 14 están sobrepuestas a parques naturales y áreas protegidas, el caso del Parque Nacional Madidi, Parque Tariquía según el último informe de Fundación Jubileo sobre las condiciones en las que el gobierno del MAS ha dejado al país luego de casi 14 años de gobierno.

El reciente informe presentado por Jubileo “¿Cómo Dejaron al País? Con Gastos Elevados Deuda Externa, Ahorros Disminuidos y Menores Ingresos”, da cuenta que “los conflictos socioambientales de pueblos indígenas, comunidades campesinas y poblaciones locales contra empresas o consorcios petroleros, se constituyen en uno de los efectos e impactos negativos que deja esta actividad económica, observadas al ser potenciales contaminantes de los flujos superficiales y subterráneos de agua; o finalmente los pasivos ambientales que dejan estas actividades después de la extracción de los recursos naturales”

“En lo que se refiere al sector de hidrocarburos, actualmente, YPFB cuenta con 100 áreas reservadas para exploración y explotación, de las cuales 14 están sobrepuestas a parques naturales y áreas protegidas; es el caso del Parque Nacional Madidi, Parque Tariquía y otros”, señala el documento.

Identifica además que encarar los problemas ambientales pasa por el cambio de un nuevo modelo de desarrollo integral sostenible, en armonía y respeto con la naturaleza, ajustado a los tratados internacionales y en el marco de la constitución política del estado, así como aboliendo políticas de corto plazo con efecto depredador.

A las decisiones políticas asumidas por el gobierno del MAS en casi 14 años de gestión agravó los efectos del cambio climático causados por la deforestación, chaqueos, sequías, inundaciones, degradación de la tierra y enfermedades. Estos impactos negativos afectan principalmente a sectores más pobres, por su alta fragilidad y vulnerabilidad.

En el recuento de las amenazas contra la naturaleza, el caso más reciente se suscitó entre los meses de agosto y septiembre de 2019. La mayor crisis ambiental fue ocasionada por los incendios forestales producidos en la Chiquitania y en menor proporción en la Amazonía, cuyas causas son leyes y decretos. Sólo en el departamento de Santa Cruz, más de 10.000 familias fueron afectadas en su producción agrícola, otras tantas por la escasez de agua, alimentación y muchas más en su forma de vida, señala el informe.

Este mismo documento establece que sólo en el departamento de Santa Cruz, más de 10.000 familias fueron afectadas por la escasez de agua, en la producción agrícola, por ende el su alimentación y forma de vida.

MÁS TITULARES DE NACIONAL