INTERNACIONAL    

Sudan

Ordenan detención de exdirector de Inteligencia

> En 2013 Al Bashir le indultó y en 2018 le devolvió a su puesto, donde permaneció hasta el derrocamiento del primero



Jartum.- La Fiscalía General sudanesa ordenó ayer la detención del exdirector del aparato de Seguridad e Inteligencia el general Salah Abdalá Qush por enriquecimiento ilícito y abuso de poder, después de que este dimitiera tras el derrocamiento del dictador Omar al Bashir el pasado abril.

En un comunicado, la Fiscalía solicitó a Abdalá Qush que se entregue en la comisaria de Policía más cercana en el plazo máximo de una semana, aunque el general se encuentra actualmente en la capital egipcia.

Según la nota, Abdalá Qush hace frente a acusaciones como enriquecimiento ilícito y abuso de poder durante las etapas en las que estuvo al frente del represor aparato de Seguridad e Inteligencia.

Qush trabajó como director de esos servicios entre 2004 y 2009, antes de que las autoridades le acusaran en 2012 de intentar llevar a cabo un golpe militar contra el Gobierno.

En 2013 Al Bashir le indultó y en 2018 le devolvió a su puesto, donde permaneció hasta el derrocamiento del primero.

Desde ese cargo, participó en la represión de las protestas que comenzaron en diciembre de 2019 y culminaron con la destitución de Al Bashir unos cuatros meses más tarde.

En mayo pasado, la Policía sudanesa intentó arrestarlo, pero efectivos del aparato de Seguridad e Inteligencia leales a él lo impidieron y posteriormente las nuevas autoridades del país anunciaron que el general había abandonado Sudán sin notificarlo.

Unos días después, Abdalá Qush apareció en El Cairo e hizo declaraciones a la prensa y a día de hoy sigue residiendo en la capital egipcia.

Mientras, Al Bashir y otros altos cargos se enfrentan en Sudán a juicios por acusaciones similares.

El exdirigente fue condenado la semana pasada a dos años de confinamiento en un centro de rehabilitación por un delito de tráfico ilegal de divisas y corrupción.

La esposa de Al Bashir, Widad Babiker, está en prisión preventiva desde su detención, el 12 de diciembre, por corrupción y enriquecimiento ilícito.

El pasado noviembre, el Gobierno transitorio sudanés, formado tras la caída de Al Bashir e integrado por civiles y militares, aprobó una ley para erradicar el régimen y disolver el partido del exmandatario, así como todas las instituciones y organizaciones vinculadas a la dictadura.

Al Bashir estuvo en el poder treinta años, tras acceder a él mediante un golpe de Estado en 1989, y fue apartado de la presidencia por el Ejército del que procedía después de meses de protestas en las calles de Sudán. EFE

MÁS TITULARES DE INTERNACIONAL