EDITORIAL    

Vacunación envuelta en confusión



Según la profusa propaganda del Gobierno, el lunes 5 debía iniciarse este proceso a nivel nacional, pero el entrevero y la falta de coordinación entre las entidades encargadas crea dificultades. En La Paz no parecen ponerse de acuerdo el Sedes y la Alcaldía Municipal. Ésta hace conocer que cuenta con 66 centros de vacunación, sin embargo, de difícil acceso para ubicarlos. La Caja Nacional de Salud --que aglutina al mayor número de asegurados-- tampoco informa concretamente sobre sus vacunatorios. Lo único que se sabe es que lo hará en los pocos policlínicos que tiene en La Paz y El Alto. Esto supone una increíble cantidad de concurrencia. Otro tanto ocurre con el Seguro Petrolero. A su vez, el Seguro Universitario informa que no da inicio a la inmunización porque, textualmente, no recibió vacunas del Gobierno Nacional.

La situación en los distritos fronterizos con el Brasil no parece haber variado desde su posible contaminación con la nueva variedad del virus amazónico, quince días atrás, pese que, según la Administración Central, se acudió oportunamente. Lo cierto es el robo de 500 unidades de vacunas en la región, hecho sin precedentes a nivel internacional. Hace algunos días, el Sedes Santa Cruz denunció que el Ministerio de Salud no le había entregado ni una de la cantidad de vacunas asignadas al departamento. De hecho, las poblaciones fronterizas de Bolivia con Brasil (Beni, Pando, Santa Cruz), recibieron este auxilio directamente del Gobierno y no a través del Sedes. Se trata de un hecho típicamente político y continuista de los procedimientos de la gestión de Evo Morales.

Volviendo al ámbito paceño, la Alcaldía manifestó que iniciará la vacunación cuando reciba la respectiva cuota de este insumo indispensable. No se sabe si esto corresponde de modo paralelo al Sedes La Paz. En cuanto al personal ejecutor, el Gobierno dijo contar con un número suficiente, pero se conoce que, por ejemplo, nada concretó con la UMSA que, obviamente, dispone de un buen número de estudiantes de las ramas médicas.

Se ignora si se impartió adiestramiento a voluntarios y anexos para la campaña vacunatoria. Si estos aspectos han sido incumplidos, se puede predecir mucho déficit en la tarea. La salud es tema de vida o muerte, más aún por la pandemia covid-19. No es tema de improvisaciones y menos se lo atiende solamente con propaganda.