OPINIÓN    

Recuerdos del presente

Ganancia de petroleras

Humberto Vacaflor



Han pasado doce años de lo que se vino a llamar la “nacionalización” de los hidrocarburos, que dejó, con mucha propaganda, el mensaje de que hasta entonces las petroleras se quedaban con 82% de las utilidades y el Estado recibía el restante 18%, pero que a partir de ese momento todo se revirtió: 82% para el Estado y 18% para las petroleras.

Al parecer la propaganda no le llegó al CEDLA, que esta semana, a propósito de las utilidades que genera el campo Incachuasi, dice que las empresas petroleras se quedan con 37,2%, del gobierno central con 31,7% y el resto para los departamentos.

¿Dónde nos hemos perdido los bolivianos mortales, que no supimos cuánto se había devaluado la tan cacareada “nacionalización”, a tal punto que las petroleras ahora reciben más que el Estado?

Que se sepa, no se hizo una “capitalización” nueva de YPFB, aunque quizá lo necesite ahora que está, según dice José Luis Parada, en quiebra.

Lo que se supo es que el gobierno, en estos doce años, ha estado haciendo concesiones a las petroleras de frente o por debajo de la mesa, sólo con la intención de hacer que vuelvan a invertir.

Los famosos “gastos recuperables” fueron un guiño, casi un soborno, para que las petroleras recuperen el ímpetu exploratorio y se lancen, con sus trépanos en la mano, a hacer perforaciones.

Las petroleras sólo sonrieron. Y mi amigo Álvaro Ríos me ha prometido que cuando escriba su libro sobre estas historias utilizará mi frase: “las oficinas de las petroleras están alfombradas con pieles de tigres, de todos los tigres que alguna vez las amenazaron”. Alguien añadió a esa frase una maldad: “y ahora hay también en esa alfombra la piel de jucumari”.

Se les ha abierto de par en par las puertas de todos los parques nacionales, se les ha ofrecido no cobrarles impuestos en los primeros años de explotación, si llegasen a ello, pero nada.

Es probable, entonces, que el CEDLA haya hecho un balance de todas estas concesiones y de ahí nos informe que ahora las petroleras reciben más que el gobierno nacionalizador.

Es probable que a esta clase de confusiones sobre la participación en las utilidades se refieran los expertos que hablan de las noticias falsas, que en otros países las difunden algunos medios, no los gobiernos.

Vacaflor.obolog.com

MÁS TITULARES DE OPINIÓN