EDITORIAL    

Huanuni, baja producción provoca nuevas pérdidas



La empresa Huanuni es una de las más importantes empresas de la Corporación Minera de Bolivia; anteriormente a los últimos ocho años generaba utilidades; pero el exceso de personal, la mala administración y la falta de nuevos cuadros mineralógicos agravan su situación y los altos costos de operación hacen que sea imposible todo trabajo. Según informes proporcionados por el gerente de la empresa, son dos las causas que determinan permanentes déficits: uno es el caso de agotamiento de estructuras y, otro muy diferente, el robo de minerales por parte de personas inescrupulosas, entre las que estarían muchos de los propios trabajadores (ED 3/X/18).

Que en el año 2015 Huanuni ya tuvo una pérdida de 26 millones de dólares, debió servir para que tanto la Comibol como el propio gobierno adopten medidas para superar situación tan desastrosa; pero todo se reduce al cambio de gerentes. Ahí está el caso del último gerente, que recién tomó posesión de su cargo en julio pasado. Esta empresa parece que no tiene planificación, que los directivos de Comibol no han tomado en serio que Huanuni, con una buena administración, prospección, exploración y explotación de nuevas áreas mineralógicas, podría alcanzar altos índices de eficiencia y una producción que supere cualquier expectativa; pero no existen criterios adecuados ni profesionalismo ni las energías necesarias para reducir personal, evitar el robo de minerales y menos para rebajar costos.

Según el mismo funcionario de la empresa, en el primer semestre del presente año ya estarían perdidos dos millones de dólares, y existe el temor de que si siguen los “trabajos” como los de ahora, se corre riesgos inminentes de que la situación de la empresa sea tan grave que podría colapsar. Cálculos muy superficiales dan a conocer: “Estamos con dos millones de dólares de déficit, pero esperamos en estos meses salir del déficit”. Se ve, pues, que no hay consistencia ni lógica en lo que se declara y, así, resultaría imposible cualquier cálculo que permita superar la grave situación.

Huanuni o, más concretamente Comibol, tiene que estudiar y adoptar medidas que permitan la reestructuración total de la empresa, porque no es posible que siga en situación tan caótica que hace peligrar a la empresa y, además, que tanto personal quede sin trabajo. Es preciso adoptar medidas que permitan un trabajo eficiente, productivo, bajos costos y, sobre todo, realizar prospecciones en pos de nuevas vetas o cuadros que permitan aumentar drásticamente la producción con alta calidad y bajos costos. Finalmente, serían buenas y urgentes auditorías que establezcan las causas que han determinado los colapsos que sufre la empresa y establecer las responsabilidades del caso, no solamente en la mina sino también en los directivos de Comibol que han permitido semejante situación.

MÁS TITULARES DE EDITORIAL