OPINIÓN    

Narconovela: publicidad de violencia

Luis Enrique Jara Jara



En los últimos años se ha impuesto un nuevo género televisivo: la narconovela, que influencia de manera negativa en la sociedad, especialmente en jóvenes y adolescentes. La narconovela exterioriza pasiones, vida, aventuras y miserias de reinas, patrones, capos, “muñecas”, “sapos”, con temas de narcotráfico, consumo de estupefacientes, violencia, trata de personas, abuso de poder, prostitución, corrupción y asesinatos, presentados en programaciones de algunos medios televisivos.

El negocio de las drogas genera una relación en las clases sociales, estableciendo una subcultura con valores, normas, ficticios sociales, como el uso de un léxico típico del mundo del narcotráfico y estilos de vida que se pretende emular. Esta economía ilícita que incide en la interacción social provoca el incremento de la violencia y el quebrantamiento de la ley.

Galtung, sociólogo noruego, introdujo tres conceptos de la violencia y su relevancia e impacto social. En su estudio llamado El triángulo de la violencia, los aborda: 1) la violencia directa, 2) violencia estructural, 3) violencia cultural. Hace una analogía de la violencia vista como un iceberg; donde la violencia visible es la punta más alta de un gran conflicto.

El primer tipo es la violencia directa. Se presenta tanto física y verbalmente por medio de comportamientos agresivos, es de fácil percepción en un individuo que sufre las consecuencias.

El segundo tipo de violencia es estructural, considerada como la más grave. Se concentra en la negación de las necesidades, evitando la satisfacción de éstas, causando mayores consecuencias por no ser detectada.

La violencia cultural involucra áreas sociales. Sus cimientos se basan en una violencia simbólica. Un ejemplo podrían ser las autoinmolaciones, que son respaldadas como actos de sacrificio ofrecido a Dios, sin caer en cuenta que son actos terroristas.

Es así que la violencia es catalogada como un fenómeno social que se genera a partir de un mecanismo de aprendizaje e imitación. Por esto todo individuo tiene la responsabilidad y la misión de interiorizar todos los factores causantes de violencia para así lograr prevenirla. Si bien es cierto que es una labor utópica, se debe luchar para evitar el uso de la violencia como medio de solución a los conflictos y diferencias (Galtung).

Las narconovelas son un medio atractivo para la audiencia, que transmiten distintas formas de violencia, creando una sociedad insensible, indolente, injusta e hipócrita, haciendo énfasis en estereotipos culturales que mueven emociones y promueven antivalores que se convierten en vehículos de aprendizaje que generan consecuencias en sus espectadores, como:

• Volverse insensibles ante la violencia y situaciones anormales relacionadas con drogas, prostitución, etc.

• Se identifican con los protagonistas porque representan un camino rápido y fácil para ascender en la vida.

• Imitan la violencia, justificándola en nombre del amor, la amistad, la justicia o la paz.

• Asumen la violencia como el único método para resolver problemas y los niños la aceptan sin cuestionamientos por la fragilidad cognoscitiva que limita su criterio.

• Los vuelven agresivos, imaginan que la vida es más violenta de lo que realmente es (Tremont, 2010).

La responsabilidad de los medios es grande porque las comunicaciones son inmediatas y distorsionan el objetivo social por el que fueron creados cuando transmiten un producto que mezcla la narrativa novelesca con el sensacionalismo del delito, siendo una amenaza para los valores humanos y sociales, al hacer apología de una vida de crímenes y degradación.

MÁS TITULARES DE OPINIÓN