Ciencia y Computación    

El 5G marca el camino para la Cuarta Revolución Industrial

Huawei es el mayor proveedor de equipos de redes y el segundo mayor fabricante de teléfonos inteligentes del mundo.



Estamos por comenzar la Cuarta Revolución Industrial, un evento que cambiará los medios de producción y de comunicación.

La Primera Revolución Industrial llegó con la máquina de vapor que permitió acceder a la energía hidráulica y llevo a la mecanización de los procesos industriales. La Segunda Revolución Industrial vino utilizó la electricidad y la cadena de montaje, tecnologías que permitieron la producción en serie.

Luego fue el turno de la Tercera Revolución Industrial que se generó gracias a la informática que implica la integración de la tecnología de la información a los modelos de producción tradicionales desde la perspectiva operativa, sin interferir directamente con la línea de ensamblaje.

La Cuarta Revolución Industrial se caracterizará por una gama de nuevas tecnologías que permiten la transmisión de datos a gran escala, impactando en todas las disciplinas, economías e industrias, e incluso permitiendo la integración de dispositivos mediante la red de internet y la Inteligencia Artificial.

El Internet de las Cosas (IoT) de la mano de tecnologías como el cómputo en la nube. que permite el almacenamiento descentralizado de la información, el Big Data y Analytics para trabajar y usar los datos recabados, hacen que la Cuarta Revolución Industrial se dirija hacia la optimización de procesos y recursos mediante la recolección y el aprovechamiento de los información.

La Cuarta Revolución Industrial está desafiando a los viejos modelos de negocios y presentando opciones estratégicas que mejoran la eficiencia de las empresas, sin importar su tamaño o tipo de industria.

El desarrollo e implementación de 5G, la quinta generación de tecnologías de telefonía móvil promete ser un sistema inalámbrico que conectará todo a Internet. En una entrevista con Scanlan Paul Michel CTO de Huawei y Guillermo Solomon Director Ejecutivo de Transformación Global CTO de Huawei comentaron los beneficios y alcances de esta nueva tecnología. Huawei es el mayor proveedor de equipos de redes y el segundo mayor fabricante de teléfonos inteligentes del mundo. Es una de las empresas que más investigación y desarrollo ha realizado respecto a 5G.

En vez de un protocolo o un dispositivo, la conexión 5G se refiere a una variedad de tecnologías de red destinadas a trabajar conjuntamente para conectarlo todo, desde los vehículos autónomos hasta los aparatos domésticos a través del Internet de las Cosas (IoT), la Inteligencia Artificial con una latencia de milisegundos permitiendo mandar y recibir respuestas mediante la red al instante de forma tal que se puedan realizar cálculos en vehículos autónomos para realizar distintas acciones o operaciones quirúrgicas a distancia.

Las redes 5G operan en dos rangos de frecuencia diferentes. En uno de ellos, explotarán las mismas frecuencias que utilizan las redes 3G, 4G y el wifi, pero con un esquema de codificación más eficiente y canales de mayor tamaño. En el segundo rango, las redes 5G utilizarán frecuencias milimétricas mucho más altas y capaces de transmitir datos a velocidades mayores, aunque en rangos más cortos.

Para desplegar una red 5G es necesario instalar nuevas antenas de medio metro de alto cada una, lo que permitirá que sean instaladas en postes de luz, letreros de publicidad, etc. Estas nuevas antenas podrán reemplazar las torres de comunicación actuales. Es importante señalar que las ondas milimétricas disminuyen en las distancias cortas, el 5G requerirá más transmisores. El alcance de cada antena o transmisor es de 300 metros, además que este tipo de ondas no puede traspasar paredes y objetos similares. Al contar con una mayor cantidad de antenas varas de ellas podrán funcionar en paralelo, aumentando así las velocidades y ayudando a disminuir la latencia a un milisegundo (frente a los 30 milisegundos del 4G), permitiendo que se conecten más dispositivos.

MÁS TITULARES DE Ciencia y Computación