Femenina    

Historias que inspiran

Pastel de cuñapé: emprendimiento que resurgió durante la cuarentena



Los emprendedores sabían que tenían una receta exitosa. La nueva fórmula para elaborar cuñapé que iba más allá de la mejora en el sabor; el tradicional horneado oriental evolucionó para tomar la forma de un pastel para ocho y hasta doce personas.

En enero 2019, Nincy Castedo, chef apasionada por la innovación en la cocina; Juan Carlos Lima, experto en marketing y Nelly Lima, contadora experta en números y control de calidad, decidieron convertir su amistad en una sociedad empresarial. El trío horneó la idea y la llevó al mercado. Así nacía Pastel de Cuñapé.

“Y es que innovar es cambiar, es apostar por algo novedoso”, asegura Nincy, quien después de muchas pruebas, consiguió la receta perfecta para el pastel ya que mantiene la esencia del panecillo tradicional pero con una presentación que rompía todos los moldes.

Los emprendedores comenzaron a dar forma al emprendimiento y a gestionar todas las licencias para llevar su innovador producto al mercado. En agosto de ese año, obtuvieron la licencia sanitaria y un mes más tarde, abastecían a dos de los supermercados más grandes de La Paz.

Sin embargo, la adversidad los esperaba a la vuelta de la esquina. Los conflictos políticos de octubre y noviembre de 2019 paralizaron la producción. A principios de 2020, cuando el emprendimiento intentaba levantar cabeza, la pandemia de coronavirus dejó el proyecto en la puerta del horno.

Sin embargo, el lema de la empresa marcaba la ruta crítica. “En esta empresa está prohibido desistir y así lo hicimos”, relata Juan Carlos, el marketero del equipo.

En medio de la cuarentena decidieron volver a la lucha y amasaron un ambicioso plan: trasladaron el centro producción, que originalmente estaba en la localidad de Carreras, a una zona más accesible de la ciudad, incorporaron un sistema de ventas en línea y entregas a domicilio, desarrollaron una agresiva campaña de promoción por las redes sociales, renovaron el packaging y sumaron tres presentaciones del Pastel de cuñapé.

“Nos relanzamos en grande”, asegura Juan Carlos Lima, que además de la parte comercial del proyecto es el encargado de las entregas puerta a puerta.

Lecciones aprendidas

Lejos de ser una limitación, el distanciamiento social los acercó al cliente. Como el producto no podía comercializarse en los supermercados —el principal canal de ventas cuando se lanzó el emprendimiento en 2019— las entregas a domicilio permitieron que el pastel de cuñapé llegue al consumidor apenas salía del horno. “Es una cualidad muy apreciada por nuestros clientes”, afirma Nelly.

Naturalmente, la nueva normalidad impuso mayores medidas de bioseguridad en todo el proceso. Además de las exigencias del Senasag, los emprendedores se impusieron estrictas medidas sanitarias desde la elaboración del producto hasta el embalaje. Lo mismo ocurre con el sistema de entrega y cobranza.

El retorno no pudo ser más auspicioso porque el producto se vende como pan caliente. El pastel tiene cuatro presentaciones: el circular para 16 personas, el grande para 12, el mediano para ocho y el “cupñapé” el producto individual en forma de cupcake que es la estrella del regreso.

Sin mirar atrás

El impulso con el que volvieron al mercado no les deja tiempo para respirar. El 2021 reajustarán la cadena de producción para lanzar una quinta presentación que acercará aún más el pastel a los hogares.

Además, el contacto generado por las entrega a domicilio les dio los bríos para pensar en expandir el emprendimiento a través de sucursales. “El 2021 nos levantaremos con fuerza”, dice Nelly.

“No es fácil ser emprendedor pero así como caemos, nos volvemos a levantar y lo hacemos con el pie derecho. Agradecemos a nuestra familia, amigos y a todos nuestros clientes por creer en nosotros. Queremos que nuestra empresa crezca mucho más y llegue a todo el país”, afirma Juan Carlos.

Para pedidos y contacto está habilitado el 65641648.

MÁS TITULARES DE Femenina