POLÍTICA    

Franklin Pareja

Oposición no se ocupó de construir alternativa



Bolivia necesita una alternativa, un liderazgo que se ajuste al modelo actual, más allá de si es joven o no, pero que logre el respaldo y la confianza de la población, pero hasta el momento, la oposición no se ha preocupado de construir propuestas para los bolivianos que están cansados de la autocracia del Movimiento al Socialismo (MAS), afirmó el analista en Ciencias Políticas, Franklin Pareja, en contacto con EL DIARIO.

“¿Dónde radica la gran debilidad de la oposición? En que no se ha preocupado por construir una alternativa que trascienda a una persona, porque para ser opositor, o ser una alternativa, no se necesita ser una persona joven, nueva o sin pasado; si no tiene que proponer a la población una alternativa al modelo actual, agenda 2020 – 2025 y a las políticas sectoriales”, explicó.

En ese sentido, agregó que la autocracia (absolutismo, tiranía o totalitarismo) con que se maneja el Gobierno en el que una sola persona gobierna sin someterse a ningún tipo de limitación y con la facultad de promulgar y modificar leyes a su voluntad, se traduce en una paralización de la dinámica política, tanto en el MAS como en la oposición, reflexionó.

“La forma de autocracia del MAS, no deja que surjan líderes en su propia fuerza política y tampoco en la misma oposición y esto precariza la democracia. La democracia se entiende como un espacio de poder compartido, entre diferentes fuerzas que generan un equilibrio natural entre diferentes posiciones y visiones, esto es pluralismo político”, sostuvo.

Sin embargo esto no significa que el MAS tenga hegemonía, aclaró, porque en el primer periodo sí coincidió el gobierno con los intereses del pueblo pero hoy en día, a pesar de tener el control de los órganos estatales, está perdiendo hegemonía y poder.

“Para ser preciso el MAS fue hegemónico en su primer periodo porque la hegemonía debe entenderse como la forma en la cual el gobierno hace coincidir sus intereses con el pueblo, eso es legítimo. Pero hoy el gobierno está perdiendo hegemonía y poder por eso se vuelve autoritario, ahora es un gobierno que impone”, argumentó.

Es en ese sentido consideró que la oposición debería estar trabajando, para rescatar ese capital político, que está perdiendo el MAS.

“Ese capital político que ha perdido el MAS, en este tiempo prácticamente en el último año, no está siendo aprovechado por la fuerzas opositoras entonces, la población se siente frustrada, desencantada y desilusionada, y aún más la gente que está desengañada por el MAS, lo cual no significa que esté dispuesta apoyar a las actuales fuerzas opositoras”, sostuvo.

Entonces para el analista hay un “campo de una masa cautiva de votación que está flotando y está buscando una verdadera alternativa (…) y esa alternativa no necesita decir soy nuevo en política o soy la alternativa, no, tiene que haber una oferta programática”, manifestó.

Pero incidió en que los partidos políticos deben dejar de lado el carácter coyuntural e improvisado, porque según su declaración los partidos políticos en nuestro país actúan como “clubes deportivos, es decir solo se preparan para una elección y una vez que termina son fuerzas políticas que se desintegran porque no hacen los deberes partidarios: profundizar su oferta programática, crear espacios de pensamientos y proponer políticas sigue siendo una oposición reactiva y no propositiva”.

El analista politólogo dibujó el contexto en el que debe trabajar la oposición y dar soluciones alternativas, las cuales generen certezas en el ciudadano, por ejemplo, dijo, que la población siente que se están perdiendo valores y que el gobierno está vulnerando sus propias normas.

“Hay una crisis moral, de valores, una crisis en sentido de que la población siente y advierte que tiene un gobierno que con mucha facilidad está empezando a vulnerar sus propias normas, base y fundamento del cambio, que se sustentaba en una gran esperanza de nuevos comportamientos, pero el MAS está replicando muchas prácticas del pasado”, aseveró Pareja.

En las últimas semanas se confirmó el rompimiento de la alianza de Unidad Nacional y Demócratas y que cada partido buscará por su cuenta otros apoyos, sin embargo, hasta la fecha no se perfilan nombres de líderes que conquisten la credibilidad de la población, solo rondan los ya conocidos y poco estimados, según los resultados del voto de la gente.

MÁS TITULARES DE POLÍTICA