NACIONAL    

Falta de centros de ayuda

Alto consumo de alcohol por problemas personales

> Algunos bebedores intentan justificar su mal por falta de trabajo y problemas familiares, otros están dispuestos a rehabilitarse con ayuda de autoridades.



Existen decenas de personas que de una u otra manera se han dedicado al consumo de alcohol, convirtiéndose en bebedores consuetudinarios, los datos establecen que de aproximadamente 1.000 ciudadanos alteños, un 15% son aquellos que tuvieron problemas familiares o personales, muchos de ellos abandonaron a sus familias o se alejaron de sus parejas.

Un sondeo que realizó EL DIARIO entre varias de estas personas que ahora viven en situación de calle relatan cómo lograron apartarse de sus seres queridos a causa del alcohol, aunque en muchos de estos casos se intenta justificar estos hechos, como la falta de una fuente de trabajo, en el varón y que finalmente presionado por su familia, para varios de ellos fue escapar a esta responsabilidad como única salida.

Otros relatan que poco a poco y por influencia de amigos con este mismo problema entraron sin darse cuenta en este rumbo, llegando a enrolar este grupo de personas en situación de calle que por los diferentes problemas que se presenta una vez en la calle se dedicaron a buscarse la vida, pero encontraron una salida a sus problemas en el alcohol.

En la oportunidad EL DIARIO ha logrado conversar con tres de estas personas, con nombres ficticios, quienes fueron los mismos que nos pidieron que no revelemos sus verdaderos nombres, por miedo a que sean encontrados por sus familiares, porque decidieron no volver más a ese entorno, porque ya es difícil salir de ese lugar.

VÍCTOR (nombre ficticio)

Es un hombre que llegó a la calle desde sus 16 años de edad, quien en el momento cuenta con 25, pero aunque con una mínima esperanza de poder retomar su vida normal o quizá hasta retornar a su hogar, relató que en estos nueves años que se encuentra en la calle, que es muy duro vivir de esta forma, debido a que muy pocas personas entienden su situación y la mayoría lo critican.

“Antes trabajaba de todo, pero los malos amigos fueron la influencia y me comenzó a gustar la vida en la calle y lo único que se puede hacer en esta situación es tomar, porque el frío de la noche y el hambre a uno le obliga y lo peor es que en un intento de retomar mi otra vida, no tuve apoyo de mi familia”, indicó Víctor.

JESÚS (nombre ficticio)

Hace dos años estoy en la calle, primero tuve problemas con mi esposa, porque perdí mi trabajo, y una vez en la calle lo único que se puede hacer conocer a otras personas que me ayudaron a sobrevivir para lo cual comencé a beber, porque la vida en la calle es muy dura, pero su tuviera la posibilidad de rehabilitarme lo haría con gusto┬”, aseguró Jesús.

BRUNO (nombre ficticio)

Vendí mi casa para irme a la Argentina con mi esposa, pero me fue mal y retorné solo de allá y como en El Alto no tengo familia comencé esta vida en la calle, debido a que no tenía donde dormir ni qué comer, a pesar de que soy costurero, pero nadie me quiso dar trabajo, ahora a mis amigos de la calle, los considero mi familia, porque ellos me ayudan a sobrevivir┬”, relató Bruno.

A pesar de haber llegado al fondo del consumo de las bebidas alcohólicas y la vida fácil de las calles y la vida cruel y difícil, muchas de estas personas demostraron su predisposición y ganas de volver a sus hogares, pero primero piden un lugar donde rehabilitarse.

SONDEO DE OPINIÓN

SIXTO

Cuando ya hemos entrado a este problema del alcohol, y nuestra vida en la calles es muy difícil que podamos volver a nuestros hogares, porque en la forma de vida que llevamos incluso ya no nos quieren ver y hasta ya se avergüenzan de nosotros.

Yo estoy dispuesto a asistir a un centro de rehabilitación y volver con mi familia, pero ya nos discriminan porque es muy difícil vivir en la calle, porque no tenemos donde dormir, no comemos cuando lo necesitamos y descansamos a la intemperie, pero o queda más que sobrevivir de esta manera.

RENÉ

Yo soy de Potosí, vine a La Paz a trabajar, traje a mi familia, pero no he podido encontrar un empleo, por eso poco a poco me acostumbré en la calle, y mi familia retornó allá ahora ya no sé nada de ellos intenté volver a buscarlos, pero como no tengo plata para los pasajes me he quedado, a pesar de que la vida en la calles es muy difícil pasamos hambre y frío, pero no estoy solo.

Por momentos hay personas que nos ayudan con algo de comer, pero generalmente desconfían de nosotros por nuestro aspecto, creen que todos nos dedicamos a robar, pero no es así

WALTER

Yo traté de recuperarme de este problema del alcohol, porque de muy joven me dediqué a la calle, porque mis padres se separaron y no quise estar con ninguno de ellos y lo único que me quedó es buscar amigos en la calle, aunque los encontré, pero primero no me gustaba la vida que llevan ellos, pero no me quedaba otra que aceptar porque no tenía donde ir.

En calles se sufre, en época de frío nos tapamos con lo que podemos y en lluvias buscamos que alguna gente nos regalen nylon además muy pocos lugares hay como para que nos cobijemos en la calle.

MÁS TITULARES DE NACIONAL