SOCIEDAD    

Caso respiradores

Exministro de Salud y cónsul en Barcelona serán citados a declarar

> Testigo asegura que tiene información que demuestra que el Estado boliviano fue estafado por la firma española y canciller Karen Longaric informó que convocó a Pareja para que esclarezca cuál fue su rol en el proceso de adquisición de los 170 respiradores



El fiscal departamental de La Paz, Marco Cossío, informó ayer que el exministro de Salud, Aníbal Cruz, el embajador de Ciencia y Tecnología, Mohammed Mostajo, y el cónsul en Barcelona, David Pareja, además de otras personas que participaron de manera directa o indirecta en la compra de los 170 respiradores, serán convocadas a declarar.

“Van a ser convocados en calidad de testigos y, de acuerdo con los datos que aporten, veremos si empezaríamos la investigación. Estamos en una etapa preliminar y tenemos resultados óptimos, porque trabajamos en coordinación con la Policía Boliviana”, afirmó.

Al respecto, la canciller Karen Longaric informó ayer que convocó al cónsul Pareja para que rinda un informe presencial de todo lo acontecido en la compra de los respiradores.

“Estimo que el cónsul vendrá el momento que encuentre una combinación aérea inmediata, pero ya lo he convocado”, aseguró.

La noche del martes se aprehendió al director jurídico del Ministerio de Salud, Fernando V. y al director de Agencia de Infraestructura de Salud y Equipamiento Médico (Aisem), Giovanni P. Asimismo, la mañana del miércoles, dos técnicas del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), además del exministro Marcelo Navajas fueron conducidas a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) para prestar su declaración informativa.

Hasta el cierre de emisión de este medio de comunicación, cuatro de los funcionarios aprehendidos aguardaban su audiencia de medidas cautelares, programada para las 16.30, tras que fueron imputados por el Ministerio Público, que pidió la detención preventiva por seis meses, para tres de ellos y medidas sustitutivas para una técnica del BID que tiene un hijo de diez meses.

Según la autoridad del Ministerio Público, en esta investigación se encontró una probable autoría en la adquisición de los respiradores con sobreprecio.

“La hipótesis que maneja la fiscalía es fácil, es cabeza de sector el ministro, es MAE (Máxima Autoridad Ejecutiva), por él pasa toda la documentación, no se puede alegar que no conocía o desconocía”, dijo.

De acuerdo con datos, la orden de compra para los 170 respiradores de marca “Respira” se realizó el 8 de mayo y luego de seis días, el 14 mayo, los equipos llegaron al país. La investigación se abrió por el pago de 28 mil dólares por cada respirador, cuando algunos proveedores advirtieron que el valor de cada equipo promedia entre seis mil quinientos y ocho mil dólares, lo que supone que el Estado boliviano habría pagado hasta cuatro veces el costo real.

La compra directa se desarrolló en el marco de ley para la prevención y tratamiento del coronavirus, con recursos que provinieron de un fondo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) de cinco millones de dólares.

Se supo que Fernando V., quien estuvo ligado a la exministra de Salud, Gabriela Montaño, durante el gobierno de Evo Morales, fue el enlace entre el exministro Navajas y la Aisem, para la contratación y compra de los 170 respiradores.

Según un documento que circuló en las redes sociales, tanto Fernando V. como Giovanni P. recibieron un informe en el que se mencionaba que los equipos no cumplían con las especificaciones técnicas, ya que se trataba de unidades muy básicas y de poca durabilidad, nueva en el mercado y que además no contaban con la certificación de calidad.

Pese a conocer este informe ambos, ahora imputados, insistieron en la compra. Según la declaración de una de las imputadas el entonces ministro de Salud, acudió a las oficinas de la Aisem para hacer el seguimiento a la contratación.

El director de la Aisem instruyó a un funcionario del área legal, realizar el contrato sin tener la documentación legal de la empresa IME consultig Global Sevices S.L.

NAVAJAS

Cerca de la medianoche del miércoles, el exministro de Salud, Marcelo Navajas, investigado por la compra “irregular” de 170 respiradores fue trasladado a celdas judiciales luego de prestar su declaración informativa en la Felcc, a la espera de su audiencia de medidas cautelares, que hasta el cierre de emisión se desconocía la hora.

El fiscal Cossío manifestó que el extitular de Salud está imputado por los delitos de malversación, uso indebido de influencias, contratos lesivos al Estado, atentados contra la salud pública, entre otros.

La defensa de la exautoridad, la abogada Rosario Canedo, manifestó que hubo varias irregularidades en su aprehensión e indicó que su defendido es inocente ya que existirían varios elementos de convicción para demostrar su inocencia.

“No existe absolutamente ningún sobreprecio y lo hemos demostrado a través de facturas que nos enviaron de la empresa vendedora, por lo tanto espero que se haga justicia”, dijo.

TESTIGO CLAVE

La mañana de ayer, un hombre de nombre Luis Humérez fue traslado de Cochabamba a La Paz para que declare en calidad de testigo, en este caso. En un breve contacto con los medios de comunicación, dijo que el Gobierno boliviano fue estafado por empresas españolas en la adquisición.

“Voy a brindar elementos contundentes para demostrar que esta empresa española ha estafado al Gobierno. No tengo relación con ningún Gobierno, no soy funcionario público, me dedico a la empresa privada. Por respeto a la investigación no puedo decir nada más”, dijo.

Según el director nacional de la fuerza anticrimen, Iván Rojas, una vez que estalló el caso de los 170 respiradores, Humérez llegó hasta las oficinas de la Felcc en Cochabamba con información “valiosa”, por lo que inmediatamente fue trasladado a la sede de Gobierno.

CONTRADICCIONES

De acuerdo con una nota publicada por el portal Brújula Digital, el embajador para Ciencia y Tecnología de Bolivia, Mohammed Mostajo, anunció el 5 de abril pasado, entrevistado por el Canal 7, que el país había adquirido 176 respiradores (el número original acordado con el BID). Ahora deslinda la responsabilidad y dice desconocer todo el proceso de compra.

“Es imposible para nosotros, como país, comprarlos al mismo tiempo. Los primeros (respiradores) están llegando en aproximadamente 18 días más. Nosotros hemos comprado, estoy hablando solo de respiradores, a una se le ha comprado 176. De estos, 176 ellos se han comprometido a traer los primeros 60 y el resto en un mes”, dijo Mostajo en esa ocasión.

MÁS TITULARES DE SOCIEDAD