PRIMERA PÁGINA    

Para gestión 2020

Programa financiero prevé caída del PIB de 6,2% y déficit de 12,1%

Las metas revisadas indican un déficit más alto, ampliamente justificado en la caída de ingresos y el incremento de gastos emergentes de esta crisis sanitaria



Gobierno prevé un déficit Fiscal de 12,1%, una inflación de 1,7% y pérdidas de Reservas Internacionales de 1.399 millones de dólares y una caída del crecimiento de -6,2% para la presente gestión, producto de la pandemia, que provocó menos ingresos y mayores gastos por efecto del Covid-19, según la revisión del Programa Financiero Revisado 2020, presentado este lunes por la noche.

El ministro de Economía y Finanzas Públicas, Oscar Miguel Ortiz Antelo, el ministro de Planificación del Desarrollo, Branko Goran Marinkovic Jovicevic, y el presidente en ejercicio del Banco Central de Bolivia, Luis Armando Pinell Siles suscribieron este lunes el Programa Financiero Revisado 2020.

Las revisiones realizadas, de acuerdo con lo establecido en el punto cuarto del programa original, suscrito el 6 de febrero de 2020, están explicadas en la caída de ingresos y el incremento de gastos emergentes de la pandemia Covid-19 que, junto a los enormes costos en vidas humanas, ha implicado la mayor crisis económica global de la historia conocida.

La caída del ingreso nacional y las restricciones al financiamiento externo han demandado que el BCB sea la principal fuente de recursos del sector público y del sistema financiero, sin descuidar el objetivo de preservar la estabilidad de precios y el poder adquisitivo de la moneda nacional.

En efecto, el BCB ha jugado un rol primordial y activo para mantener niveles adecuados de liquidez, garantizar la cadena de pagos, contener el alza de las tasas de interés y coadyuvar a la estabilidad del sistema financiero.

El Programa revisado prevé una caída del Producto Interno Bruto (PIB) alrededor de 6,2% y una inflación de fin de período en torno a 1,7%. Asimismo, las metas revisadas indican un déficit más alto, ampliamente justificado en la caída de ingresos y el incremento de gastos emergentes de esta crisis sanitaria.

El financiamiento interno neto no es muy diferente al de gestiones anteriores y es mesurado en el contexto actual. Por su parte, la disminución de las Reservas Internacionales Netas (RIN) estaría entre las más bajas de los últimos años, habiendo mantenido hasta el momento un comportamiento destacado.

La política monetaria, en tanto no afecte al objetivo constitucional del Ente Emisor, profundizará su orientación expansiva, realizando nuevos impulsos e innovaciones. La política cambiaria continuará con el objetivo de anclar las expectativas, manteniendo la estabilidad del tipo de cambio.

Esas políticas, junto con las políticas fiscales y de inversión pública, estarán dirigidas prioritariamente a la atención y preservación de la salud y la vida de la población boliviana, fomentando al mismo tiempo acciones para la recuperación de la actividad económica y del empleo.

MÁS TITULARES DE PRIMERA PÁGINA