NACIONAL    

Advierten retroceso en educación

Para los maestros, la Reforma Educativa solo responde a intereses políticos y partidarios “de unos cuantos”, a quienes no les interesa el conjunto de la población boliviana



Mientras el presidente Evo Morales destacó los avances en la educación en el país, la Federación del Magisterio Urbano de La Paz y un analista en temas educativos coincidieron en advertir que en estos últimos 13 años la educación en el país sufrió un gran retroceso y fracasó la Reforma Educativa.

En criterio del dirigente del magisterio José Luis Álvarez, la Reforma Educativa, aplicada en Bolivia, solamente responde a intereses políticos y partidarios “de unos cuantos”, a quienes no les importa el conjunto de la población boliviana.

El dirigente cuestionó los altos costos que demanda la Reforma Educativa y sin resultados positivos, al enfatizar que un sueldo mensual de los responsables de la Reforma es de alrededor de ocho mil dólares, con relación a los 120 dólares de sueldo que reciben al mes los maestros, como ejecutores de la reforma.

Señaló que los mismos textos que se aplican en la Reforma Educativa son caros, que los profesores no logran adquirirlos, porque cuestan entre 100 a 700 bolivianos.

“No es justo que a título de reformas en el país se tengan que gastar grandes cantidades de dinero y se promueva que Bolivia dio un paso grande, debemos y tenemos la obligación de demostrar a la comunidad internacional y a los ministros visitantes la realidad de la Reforma Educativa”, dijo.

El criterio coincide con el diagnosticó del analista en tema educativos, Raúl Lizárraga, para quien el Gobierno en estos 13 años no mejoró la educación de los bolivianos y un ejemplo de ello se ve en la falta de formación de los bachilleres.

El crecimiento económico del país, como fruto de los buenos ingresos del gas, vertiginoso en los últimos 13 años, contrasta con la inversión en salud y educación que siguen con promedios inferiores al 10 %, de acuerdo con los datos del Presupuesto General del Estado (PGE).

Esta realidad es “lacerante”, en cuanto a la educación y salud con una política de Estado mal enfocada.

“La problemática está básicamente relacionada a la productividad laboral con escasos resultados, ante una baja remuneración de los maestros y la improvisación de la Reforma Educativa que ya fracasó al mezclar las asignaturas como Geografía con Biología. Ese es solo un ejemplo de la improvisación del ministro de Educación, Roberto Aguilar, que en su empeño por aplicar su reforma lleva a la educación a una crisis que se refleja en la mala formación de los estudiantes bolivianos”, dijo.

Lizárraga advierte que políticas como el Bono Juancito Pino que resalto Evo Morales son acciones “asistencialistas” cuando lo correcto era invertir ese dinero en mejorar la calidad de la formación de los niños y jóvenes bolivianos, promover la formación técnica – humanística y lograr que los bachilleres tengan mejores conocimientos para acceder a las universidades.

“El reducir el índice de la tasa de abandono escolar no significa que se haya mejorado la educación de los bolivianos. La formación de los alumnos continúa siendo deficiente en comparación con otros países de América Latina, lo único que hace el Bono Juancito Pinto es fortalecer la cultura asistencialista y al final se convierte en una limosna, cuando lo correcto era invertir ese dinero en mejorar la calidad de la educación”, cuestionó Lizárraga.

MÁS TITULARES DE NACIONAL