ECONOMÍA    

Analista

Empresas públicas son competencia desleal para emprendimientos privados

> Las industrias tienen un tiempo de maduración de entre cinco a siete años, pasado este lapso son poco rentables, en el sector privado > Si bien hay emprendimientos estatales que rinden, tienen el apoyo del sector privado, y no por la administración



Empresas públicas que no cumplen con sus obligaciones financieras mientras están en etapa de proyecto son una competencia desleal para los emprendimientos privados que no gozan de este beneficio, debido a que los empresarios cumplen desde el inicio y antes del rendimiento de la inversión, según el analista económico José Gabriel Espinoza.

La apreciación toma en cuenta las declaraciones del viceministro de Presupuesto y Contabilidad Fiscal, Jaime Durán. “El viceministro está planteando algo que se ha reclamado desde hace mucho tiempo, que son las condiciones totalmente asimétricas que enfrentan las empresas públicas en relación a las empresas privadas”, señaló.

El viceministro plantea el hecho de que las empresas públicas no deben pagar sus obligaciones financieras mientras están en etapa de proyecto; “hace una afirmación que durante mucho tiempo se hace desde el sector privado, pero que en realidad las empresas del sector privado no gozan de ese beneficio”, complementó.

Dijo que un empresario, emprendedor o cualquier persona que decida emprender en la actividad privada, empieza a pagar sus obligaciones financieras en un periodo corto, y muchas veces muy adelantado al período del rendimiento de la inversión.

“En el momento en que las empresas públicas empiezan a competir con el sector privado con este beneficio que reciben, hay una competencia desleal”, sostuvo a tiempo de indicar que, con referencia a la Empresa Azucarera San Buenaventura (Easba), dijo que la autoridad no mencionó los años del inicio de la ejecución de obras hasta la fecha.

PROYECTO

Entretanto, en declaraciones a ANF, el gerente de Easba, Ramiro Lizondo, dijo que “este año sigue siendo un proyecto de inversión en ejecución, no es una empresa propiamente dicha”, y que el ingenio debe terminar de ejecutar su inversión “y a partir del próximo año nos vamos a convertir en una empresa propiamente dicha”, por lo que es incorrecto hablar de quiebre técnico.

“Todos estos años estábamos gastando; y el 2018 fue el primer año para la estadística que entra al mercado del azúcar. Desde el año pasado recién entramos al mercado del azúcar y del alcohol (...)”, apuntó.

Sin embargo, Espinoza sostiene que cualquier emprendimiento de carácter industrial va en busca de rentabilidad económica, y en el caso de Easba ya es un período largo, y lamentó que el Viceministro justifique con una perspectiva muy acomodaticia de conceptos la alta ineficiencia del ingenio.

El economista sostiene que esa situación de la empresa genera daño para el Estado, y viene por dos lados, primero no genera rendimiento tras el inicio de operaciones y por otro, esos recursos públicos podían haberse destinado a otro proyecto productivo.

El Estado genera doble costo de oportunidad, reflexionó a tiempo de indicar que si bien los pagos de los créditos están al día, esto se debe por que en los últimos años la empresa recibió inversiones de capital de parte del Estado, y parte de estas asignaciones presupuestarias, el ingenio no destina a inversión sino para cubrir las obligaciones financieras.

“Básicamente hay un juego de plata circular. El Estado asigna plata a Easba, y esta empresa en vez de invertir para crecer, utiliza parte de los recursos para pagar las obligaciones financieras”, opinó a tiempo de sostener que si bien el déficit no es mucho mayor pero tampoco es un porcentaje que se vaya reduciendo.

Sostiene que solo es un juego contable que esconde el fracaso financiero de la empresa, y los números que salieron de la empresa azucarera son negativos, sea el enfoque con el cual se analice.

ALERTA

El año pasado, EL DIARIO en base a un estudio del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (Cedla), se alertó sobre las dificultades económicas que enfrenta la empresa azucarera, anhelada por los paceños.

Mientras tanto, el economista señala que como es época electoral, el Gobierno no va hacer una evaluación objetiva de su política económica, y más bien todo lo contrario, va a mostrar éxitos continuos, que llevarán al país a problemas en el futuro.

ESTUDIOS

Recordó que en su momento tanto el presidente Evo Morales como el vicepresidente Álvaro García Linera habrían mencionado que no hubo buena planificación de los proyectos, tampoco una evaluación del mercado así como una correcta evaluación de la cadena productiva y de insumos y materia prima, que eran necesarios para proyectos productivos.

Por otra parte, Espinoza explicó que todo proyecto tiene un período de maduración, incluso para los cálculos financieros, y en el caso de industrias este deberían madurar entre cinco a siete años, más de este periodo es poco rentable.

En el caso de sectores extractivos, estos tienen períodos más largos, por ejemplo a los 10 años ya deberían obtener utilidades, es por ello que argumentar que la empresa azucarera está en maduración, no es sostenible, en el sector privado ya es periodo de dar utilidades.

INVERSIONES

De acuerdo con la memoria 2017 de Easba, la ejecución del contrato llave en mano, construcción y montaje de la planta industrial 2011-2017 asciende a 172.387.844,79 dólares.

También informa que el volumen de azúcar comercializada alcanzó a 152.303 quintales en la gestión 2017, y el departamento de La Paz fue su principal mercado; y en el caso del alcohol, la cifra supera el millón de litros.

MÁS TITULARES DE ECONOMÍA