NACIONAL    

Santa Cruz

Riada destruyó laguna de oxidación

> El río Los Negros rebalsó el fin de semana, destruyendo caminos y aislando a comunidades > En Cochabamba, las lluvias, desde enero, dejaron sin techo a 542 familias de comunidades indígenas



La torrencial precipitación pluvial del fin de semana ha causado daños en algunas regiones de los valles cruceños. En la localidad de Los Negros, del municipio de Pampagrande, el rebalse del río del mismo nombre ha destruido cultivos, vías camineras, rompió una parte de la laguna de oxidación y ha anegado varias viviendas, según el reporte oficial.

La alcaldesa de Pampagrande, Elsa Candia Quiroz, explicó que torrenciales lluvias ocurridas en la madrugada del sábado en la cuenca alta del río provocaron que las aguas de este afluente aumentaran de nivel y rebalsaran en su municipio, inundando cultivos, caminos, puentes y viviendas y destruyendo una parte de una de las dos lagunas de oxidación.

Según El Deber, debido a las dificultades para ingresar a las comunidades, hasta ayer no se había precisado el número de familias damnificadas ni afectadas, tampoco la extensión de sembradíos dañados. “Los caminos están intransitables, hay caminos destruidos; a algunas comunidades solo se puede ingresar en motocicleta. Esperamos tener un reporte de daños hasta el lunes, máximo”, dijo la autoridad.

La Alcaldesa sostuvo que los daños se registraron desde la comunidad Santa Rosa, pasando por Valle Hermoso, Palmasola, todo el sector de Yungas hasta Agua Clara. “No hay paso por esas comunidades, están anegadas”, remarcó.

Extraoficialmente se conoce que al menos cinco viviendas están en riesgo.

Con respecto a la laguna de oxidación, Candia indicó que esta no ha rebalsado y que el río desbordado fue el que provocó que una esquina de la laguna quedara destruida. Con la finalidad de prevenir un daño medioambiental, funcionarios de obras públicas de la Alcaldía ya operan en el lugar. “Son dos lagunas, estamos tratando de anular la que resultó afectada, porque la otra no ha sufrido daños. El sistema de alcantarillado puede funcionar con una sola laguna”, manifestó.

Con respecto a los sembradíos, la Alcaldesa recordó que esta región produce unas 20 variedades de verduras y hortalizas, como tomate, apio, lechuga, pepino, zanahoria, espinaca, etc.

SE AGOTARON LOS RECURSOS

Frente a los daños causados por el mal tiempo, la Alcaldesa informó de que se gestionará la declaratoria de desastre, a fin de captar ayuda tanto de la Gobernación como del Gobierno nacional.

La alcaldesa Candia informó de que el Gobierno Municipal de Pampagrande incluyó en el Presupuesto Operativo Anual de este año una partida de Bs 100.000 para la atención de daños causados por desastres naturales, tomando en cuenta que en las gestiones pasadas los gastos por este tipo de daños oscilaban entre Bs 50.000 y 80.000. Sin embargo, con la riada registrada a principios de enero los recursos se agotaron. “Los recursos presupuestados ya se usaron, se destinaron para compensar en algo a los productores que sufrieron pérdidas. Ya no tenemos dinero para paliar este nuevo desastre”, expresó.

El presidente de la Asociación de Fruticultores y Horticultores de Santa Cruz, Nué Morón, confirmó daños a los cultivos en Los Negros, aunque en pequeñas cantidades. “No están cuantificados los daños, pero creemos que no es alarmante porque son pequeños desbordes. No hay para qué preocupar a las amas de casa, el abastecimiento (de productos) está garantizado”, aseguró.

Por otra parte, deslizamientos ocurridos en el municipio de Mairana han dejado caminos cortados en comunidades como Todos Santos, Yerba Buena, Militar, Tres Quebradas y San Rafael, según informe de Defensa Civil. También se registran daños en Potosí y Chuquisaca por causa de granizadas.

En Cochabamba, las casas de 542 familias indígenas se inundaron debido al desborde de ríos que ocurrió entre enero y febrero de este año, informó ayer el responsable de la Unidad de Gestión de Riesgos de la Alcaldía de Villa Tunari, Elvis Caero.

Las familias fueron afectadas por tres rebalses de los ríos Chapare e Isiboro. Las pérdidas agrícolas fueron mínimas porque la producción de cada familia indígena llega solo a cerca de los 1.600 m2.

La Alcaldía de Villa Tunari entregó hace poco casi 400 unidades de colchones y frazadas, además de medicamentos. También envió una solicitud de ayuda a la Gobernación y a Defensa Civil para proveer alimentos.

MÁS TITULARES DE NACIONAL