SOCIEDAD    

Investigación estancada

“Roban” celular con pruebas de audios en caso Juan Pari



El teléfono celular donde estaba el audio de una conversación grabada del fiscal suspendido Erlan Almanza, en una presunta extorsión, fue presuntamente robado a la pareja de Alexis Calderón, socio y amigo de Juan Pari, según revelaron fuentes oficiales.

Este hecho impide realizar la pericia para confirmar la denuncia contra Almanza.

Dentro de los seis procesos abiertos en relación al millonario defalco perpetrado por Pari al estatal Banco Unión, el Ministerio Público no ha hecho conocer ningún avance en las investigaciones, luego de que reconformaran la comisión de fiscales y el fiscal general Ramiro Guerrero suspendiera al fiscal Erlan Almanza, quien fue denunciado por supuesta extorsión.

En abril, Ninoska Ramos, esposa de Alexis Calderón, ratificó –ante la comisión de fiscales conformada por Ramiro Jarandilla y Randall Mardoñez– la denuncia por la presunta extorsión de 20.000 dólares para favorecer a su pareja.

En esa declaración, Ramos también presentó como prueba el audio de una conversación vía celular donde se le recuerda que recibió 5.000 dólares y ya tenía listo los otros 15.000 para entregarlos con la condición de que favorezca a Calderón en su pedido de salir de la cárcel a una detención domiciliaria.

El lunes, nueve 9 de abril, también declaró Inés Ritma Hurtado, madre de Calderón, quien además de ratificar la entrega de dinero, asegurando que empeñó un terreno, aseguró estar dispuesta a un careo con Almanza, con quien también afirma haber hablado por celular.

Sin embargo, desde la Fiscalía se informó que Ramos aseguró que el celular con el que afirma grabó a Almanza, le fue robado y por este motivo no se puede hacer una pericia para corroborar a quién pertenecen las voces.

Esto pese a que luego de conocidos los audios en marzo pasado, Almanza reconoció que era su voz pero aseguró que fue tergiversado sin explicar en qué.

Por otro lado, esta semana, Miguel Castaños, abogado de Calderón y Juan Pari, informó que el Régimen Penitenciario rechazó el pedido de que este último sea entrevistado por los medios de comunicación en el Penal de Chonchocoro, con el fin de dar su versión.

Castaños también corroboró que el celular fue robado a Ramos, sin detallar en qué circunstancias fue extraviado, pero asegura que este es un pretexto de los fiscales para no procesar a Almanza.

Aclaró que Calderón y Pari presentaron denuncias por separado y que contra Almanza también se abrió dos procesos disciplinarios.

Castaños aseguró que el fiscal ya declaró en los procesos disciplinarios y en el que fue denunciado por Calderón.

Desde la Fiscalía, se desestima la veracidad de ambas denuncias por dos aspectos fundamentales, el primero, que no se puede corroborar la autenticidad de las grabaciones por el extravio del celular. El segundo, es que los denunciantes no han logrado corroborar el origen del dinero con el que se presume pretendían pagar la supuesta extorsión de Almanza.

En el caso de la denuncia de Pari, este afirma haber entregado 20.000 dólares al fiscal Almanza en celdas judiciales el 3 de octubre de 2017 con el fin de hacer desaparecer ocho celulares de los seis socios y choferes que tenía a su servicio.

Sin embargo, la Fiscalía detalla que existe una incoherencia marcada, debido a que los socios fueron detenidos y sus celulares fueron recién secuestrados el 10 de octubre, por lo que la denuncia pierde su coherencia, según la misma fuente.

La denuncia de extorsión, presentada por Calderón, es el sexto caso abierto derivado de la investigación por el desfalco de Bs 37,6 millones a la agencia del Banco Unión en la localidad de Batallas.

Otro de los casos del Banco Unión es la extorsión a los hermanos y Juan Carlos y William Gott, ambos empresarios fueron socios de Pari, detenidos en los penales de Oruro y La Paz.

MÁS TITULARES DE SOCIEDAD