Femenina    

PSICOLOGÍA

Año nuevo, vida nueva



Empieza un nuevo año muchas personas tienen la intención de alcanzar muchas metas, tanto a nivel personal como profesional.

Esta frase es muy habitual escucharla “Año nuevo, vida nueva...”, ese es el propósito que pocas veces cumplimos. Alguna vez seguro que has sentido ese deseo profundo de mejorar o de cambiar ¿Y por qué no plantearnos cómo dar un cambio real a nuestra vida? Cambiar de trabajo, de forma de trabajar, de relaciones personales y de pareja, de ciudad, de enfoque de nuestra vida...de formas de relacionarnos con el mundo.

Asimismo, estamos con diferentes preocupaciones que siempre nos persiguen y que ahora que cambia el nuevo año. “Dejaré de fumar, haré más deporte, fomentaré mis relaciones sociales, buscaré un trabajo que me guste de verdad, adelgazaré 5 kilos, procuraré ser más tolerante, entre otras.”

Los excesos y los extremos no son buenos, se debe cambiar los hábitos de pensamiento, los mecanismos de “defensa” frente a las frustraciones y encontrar la llave para encender tu motor interior.

¿CÓMO AFRONTAR LOS CAMBIOS?

La pregunta es cómo debemos afrontar los cambios para que éstos se realicen de verdad. La calidad de nuestros pensamientos determina la calidad de nuestras vidas. De esta manera, el control mental sobre los pensamientos puede ayudarnos a afrontar la vida con optimismo y tranquilidad. Pero tampoco podemos esperar que el Año Nuevo haga desaparecer los problemas y facilite la consecución de los objetivos. No siempre el mundo es el responsable de nuestra situación. Somos los responsables de nuestros actos y nuestros sentimientos, y sólo nosotros podemos influir sobre ellos para cambiarlos. He aquí algunas sugerencias que podría hacer:

- Haz balance del año pasado. La costumbre de hacer balance del año no solo es positiva, sino necesaria y saludable. La revisión debe ser real, en cuanto a considerar aspectos positivos y negativos, siempre mirando causas tanto de unos como otros.

- Analiza tus de temas pendientes. Completa tus tareas analiza tus proyectos, grandes y pequeños, para prepararte y poder enfrentar a lo nuevo de una forma más clara. Empieza por donde sea, no hay prioridades, sólo cosas que se deben hacer cuanto antes y cosas que pueden esperar.

- Conoce tus compromisos. Aceptar nuevas tareas y analízalas, muchas de ellas no deberían ser parte de tu vida, ya que no están alineadas con tus objetivos y te impiden avanzar tus nuevos proyectos. Aunque suene contradictorio, es necesario poner ciertos límites para poder experimentar la libertad. Si sabes qué tienes que hacer, también sabes qué no debes hacer.

- Reconoce dónde te encuentras. No puedes moverte hacia el futuro si no sabes exactamente cuál es tu realidad actual. ¿Cuáles son tus tareas, proyectos, áreas de responsabilidad, objetivos y visión de la vida? Es necesario que revises y definas tu situación con perspectiva.

- Identifica la causa de tu infelicidad. Siempre hay una causa para tu frustración, miedo, tristeza o enojo. Es lo primero que debes hacer. No siempre es fácil, pero enfócate en encontrar la verdadera causa de tu frustración, lo que te paraliza y no te permite llegar a tu objetivo, aprende a enfrentarla.

- Libera tu mente. Van a surgir cosas que ahora mismo no ves, que te brindarán nuevas oportunidades y te abrirán nuevos caminos. Tienes que estar preparado para lo que sea y aprender a responder con eficacia y eficiencia a cualquier cosa que atraiga tu atención. Para ello tienes que recopilar (escribir) todo lo que esté en tu cabeza y procesar (aclarar) todo lo que esté indefinido.

- Identifica las cosas buenas que tienes en tu vida. Uno de los elementos que más te ayudarán a mantener una actitud positiva es agradecer lo bueno. Enumerar todo lo que consideres adecuado: bienes materiales, personas, oportunidades, experiencias, entre otras. Al tiempo que identificas lo bueno, también encontrarás cosas y personas que te dañan. Es importante que pienses por qué están en tu vida y si de verdad te hacen daño, lo mejor será terminar con ello.

- Mantén una actitud positiva. Puede que llegues al final del año cansado y con poca energía vital. Pero lo más importante es que comiences esta etapa manteniendo una actitud positiva.

- Confía en ti. El secreto del éxito no está fuera, sino en tu interior. Todo se trata de ser consciente de quién eres y de tu gran capacidad. Solo así podrás conseguir todo cuanto te propongas.

- Permítete equivocarte y no te desanimes. Somos seres humanos y como tal cometemos errores, así que lo más importante es que seas capaz de caer y levantarte más fuerte. El final del camino está cerca.

El Año Nuevo es una oportunidad de mejorar la vida, para cumplir estos buenos propósitos no basta con desearlos: El inicio de un nuevo año es el momento para reunir las fuerzas y toda la ilusión para comenzar el mejor año de tu vida. Predica que éste es tu mejor año, que lo puedes lograr, solo dependerá de ti.

MÁS TITULARES DE Femenina