Cine Mundo    

La Odisea de los Giles

Venganza de los estafados en el corralito

Mezcla de thriller y comedia, la cinta del argentino Sebastián Borensztein recrea el delirante plan de unos vecinos para recuperar sus ahorros.



Película basada en la novela ‘La Noche de la Usina’ de Eduardo Sacheri que dirige Sebastián Borensztein.

ARGUMENTO

Argentina, finales del año 2001, una grave crisis económica desemboca en el ‘corralito’ bancario en todo el país. En un pequeño pueblo de la provincia de Buenos Aires, un grupo de vecinos sufre con indignación la estafa llevada a cabo por un abogado y gerente de banco, que les ha hecho perder el dinero que habían ahorrado para reflotar una cooperativa agrícola. Con tal de recuperar sus ahorros, este grupo de vecinos decide organizarse y armar un minucioso plan con el objetivo de recuperar su dinero. Será la revancha de un grupo de ‘perdedores’ que quieren recuperar lo que les pertenece.

SOBRE EL FILME

Han pasado 18 años de esa crisis económica descomunal, pero ningún argentino la ha olvidado. En una de las escenas, basta escuchar unos golpes metálicos en la televisión oculta tras una puerta entornada para sentir un escalofrío. Traen a la memoria el recuerdo de las protestas desesperadas a las puertas de los bancos.

La empatía con los protagonistas es inmediata y las grandes interpretaciones de Ricardo Darín, Verónica Llinás y Luis Brandoni, el trío central, la potencian. Se enteran por casualidad de que sus dólares quedaron en manos de un abogado inescrupuloso (el colombiano Andrés Parra) gracias al soplo de un gerente bancario que tenía información privilegiada. Se reúnen. Discuten. Y deciden convertirse en una banda de ladrones.

En una mezcla de thriller y comedia, cada uno aporta ideas y conocimientos para el éxito esta misión delirante y plagada de imprevistos. De tener la oportunidad, ¿quién no robaría al estafador de guante blanco que le ha engañado?

A diferencia del libro en el que se inspira, La Odisea de los Giles desvela de entrada la existencia de un plan para recuperar su dinero. Como si estuviera pensada para un público internacional no familiarizado con la crisis del corralito, esta coproducción hispano-argentina se vuelve por momentos demasiado explícita y reiterativa. También le quita fuerza el maniqueísmo de los personajes. Frente al solidario equipo de perdedores está el ganador desconfiado, solitario y acechado por el temor creciente a perder lo único que le importa en la vida, su dinero.

MÁS TITULARES DE Cine Mundo