Femenina    

Terapias alternativas

No más adicciones con láser frío



“Mi sufrimiento comenzó con una copa de vino que tomaba con conocidos o a veces solo, luego me encerraba en mi habitación para consumir cocaína con lo que perdía todo control de mi ser. Cada vez se hizo más frecuente, lo que provocó que me alejara de mis padres, de mis seres queridos y con ello perder mi razón de vivir”, así cuenta Boris, un paceño de 40 años, que estuvo sumido en esta adicción por varios años.

Hace 4 años tomó la decisión de salir de esa adicción, luego de haber probado varios métodos como terapias de grupo, meditación, medicamentos y remedios caseros. En su caso el láser le quitó el deseo y la angustia incontrolable de beber alcohol, que lo conducía al consumo de cocaína y le dio esta segunda oportunidad.

Pero ¿En qué consiste esta terapia del láser frío que ha sido tan efectiva en el caso de Boris y en el tratamiento de otras adicciones como el consumo de alcohol y tabaco. Además de otros problemas tan frecuentes en la actualidad cómo lo son la ansiedad y depresión?

“La terapia con láser frío se aplica sobre puntos de acupuntura específicos del cuerpo para que su efecto se extienda a las estructuras más profundas del organismo. Trabaja a nivel del hipotálamo, que es donde se encuentra el centro de la adicción y logra eliminar el consumo de tabaco, alcohol y droga en forma eficaz y segura”, explica la terapeuta del Centro de Vida Saludable Paradise, Vannia Ávalos.

Según la experta, el láser frío estimula el cerebro mediante la liberación de endorfinas que generan una sensación de bienestar, relajación y disminuyen la ansiedad, lo que contribuye a aliviar los síntomas que causan la abstinencia en los tratamientos del alcohol y droga como ser: depresión, ansiedad, insomnio, antojos y náuseas.

CIGARRILLO

Fue el tratamiento con el que se comenzó hace más de 10 años y que a la fecha ha sido perfeccionado en cuanto a su tiempo de aplicación, pues antes demoraba algunas semanas, pero en la actualidad es cuestión de días para curar la adicción al cigarro en su totalidad y con más de un 90 por ciento de eficacia.

“Fui fumadora por 40 años, he intenté dejar el cigarrillo en muchas ocasiones y por diversos métodos: parches, chicles de nicotina y champix, etc. Ninguno duraba más de 2 semanas. Pero gracias al tratamiento con láser mi esposo y yo hemos dejado de fumar hace 2 años, en forma fácil y sin mayor esfuerzo, por lo que estamos muy felices de habernos liberado de esta adicción”, recuerda Sandra que vive en La Paz.

De acuerdo con a especialista, 9 de cada 10 personas que se han sometido a las sesiones con láser han dejado de fumar en su totalidad, sin tener síntomas de abstinencia ni ganas insoportables de volver a fumar y con resultados desde la primera vez de su aplicación.

“Cada sesión con láser frío es de 45 minutos y se aplican dos veces al día, una por la mañana y otra por la tarde, durante los tres primeros días. En esos días el paciente no debe consumir café, té, mate, gaseosa, energizantes o cualquier bebida que excite sus hormonas para poder controlar la ansiedad”, enfatiza Avalos.

ALCOHOL

Una segunda terapia que lleva bastantes años en su aplicación, es la del consumo de alcohol, adicción que muchas veces conlleva un carácter social y tiene bastante aceptación entre las personas jóvenes y adultas que ven con normalidad el consumo excesivo del mismo en eventos sociales.

“Para ser honesto cuando decidí tomar este tratamiento con láser fue mi última opción. Ahora considero que debió ser la primera, porque resultó ser muy eficaz. Hace un año que estoy libre de la dependencia del alcohol, ya no tengo problemas en el trabajo, ni con mi familia y tengo una mejor calidad de vida”, relata Sergio ( 47 años), de La Paz.

Ávalos asegura que la terapia con láser para el alcohol debe aplicarse con una duración de 40 a 50 minutos durante tres semanas en la mañana y por la tarde o ambas en una sola sesión con un receso de 10 minutos.

“En las tres semanas de su aplicación, el paciente elimina la dependencia del alcohol y el síndrome de abstinencia, pero luego deberá tener un control y seguimiento de 3 meses: el primero para evitar alguna recaída, el segundo una aplicación tres veces por semana y el tercer mes dos veces a la semana de acuerdo a cada caso en particular”, enfatiza la terapeuta.

Todo tratamiento, una vez concluido, tiene un seguimiento en los meses posteriores a su aplicación para conocer cómo está cada paciente y conocer cómo ha cambiado su calidad de vida a partir del mismo. Cada año en el mes de octubre se realiza una serie de descuentos en todas las terapias, por aniversario del centro, y para quienes están interesados en saber más detalles al respecto pueden contactarse al 76046555.

MÁS TITULARES DE Femenina