NACIONAL    

Centros de segundo nivel

Incremento de enfermedades “silenciosas”



Según datos proporcionados por la Dirección de Salud del Municipio alteño, muchos pacientes que son afectados por enfermedades "silenciosas" o que no presentan síntomas, de reciente diagnóstico, prefieren ser atendidas en centros de salud de segundo nivel o directamente auto medicarse.

Enfermedades como la diabetes, presión alta, osteoporosis e hígado graso, entre algunas, pueden ser atendidas en centros de salud de primer nivel y a medida de que las patologías se hacen más graves deben ser derivadas a segundos o terceros niveles.

FALTA EQUIPAMIENTO

"Muchos de los pacientes con patologías que pueden ser atendidas en un centro de salud de primer nivel, acuden usualmente a los centros de segundo nivel, la razón se debe que pese a que los centros son de primer nivel, no están equipadas como corresponde”, indicó el Director de Salud del Municipio, Marco Antonio Tito.

Sin embargo, ni los hospitales de segundo o tercer nivel se encuentran equipados como corresponde, muchos de los nosocomios de tercer nivel parecen ser de segundo y de esa manera los pacientes buscan mejores atenciones.

Sólo en nuestra ciudad, contamos con 60 centros de salud de primer nivel, sin embargo en los últimos meses se ha visto un incremento en la atención de primer nivel que de algún de relaciona con los gastos que ejecuta el municipio que en la última gestión ascendió a 25 millones de bolivianos

"La cantidad de consultas que se recibía, equipamiento, medicamentos e insumos y reactivos y laboratoriales que no eran los adecuados para efectuar una buena atención", acotó.

PACIENTES RURALES

Gran parte de las personas que acuden a centros médicos de la cuidad, son provenientes del área rural, según informa el Director de Salud del Municipio.

"Hay mucha gente que busca atención en nuestros centros de salud que provienen del área rural", pero no todos ellos se conforman con el tipo de atención que brinda en los centros de salud de nuestra ciudad.

Teodora Huaywa, es una mujer de pollera de 36 años, que vino a La Paz para dar a luz a su segundo hijo, sin embargo con anterioridad recibió recomendaciones de no tener a su hijo en un centro citadino.

"En el campo, he tenido mi primer hijo y todo ha salido bien, aquí (en la ciudad de El Alto) rápido quieren botarte, me han dicho siempre que no tenga aquí. Me han jalado de todas mis extremidades y otro me ha aplastado mi estómago para que baje el líquido", aseguró Teodora.

POCO PERSONAL

"Debo admitir que algunas veces no podemos efectuar la atención que un paciente desea debido a que no podemos mantener a todos los pacientes por mucho tiempo en los centros, debido a la falta de infraestructura o falta de personal", añadió Tito.

Muchas personas del área rural han preferido llegar a la ciudad con el fin de automedicarse y retornar sus pueblos, sin embargo ante el hecho de no poder vencer la enfermedad, vuelven a la cuidad por segunda vez, para "nuevamente automedicarse”, indicó el Director.

MÁS TITULARES DE NACIONAL

Presidente instruye anular artículos 205 y 137 del Código Penal

Médicos marcharon por abrogación de norma

Galenos mantendrán las medidas presión

Califican de insatisfactorio anuncio de Evo Morales

Pobladores piden ayuda

Puerto Pailas está anegado

Hospital Boliviano Holandés

Enfermeras se suman a huelga de hambre

Transporte interprovincial

Choferes anuncian bloqueos

Precipitaciones pluviales

Cerca de 17 casos de emergencia