POLÍTICA    

Representante de iglesias

Proyecto de ley molesta a líderes religiosos

Según la diputada del MAS, Lidia Paty, esta norma es necesaria porque se debe poner un límite al diezmo y otras actividades económicas de las iglesias



Polémica y rechazo. Mientras en el Legislativo avanzan con la aprobación del proyecto de ley de Libertades Religiosas, representantes de las distintas iglesias expresaron su rechazo a la norma por el manejo y presentación de la misma que las agrupa junto a todas las creencias espirituales y las fusiona como “la fuerza del proceso de cambio”. Esta intención molestó a pastores y líderes religiosos que anunciaron apelarán la norma.

“La ley no quiere que adoremos a Dios, sino al proceso de cambio, las iglesias no somos organizaciones y no estamos con el proceso de cambio”, manifestó Luis Aruquipa, presidente del Consejo Nacional Cristiano (CNC).

Esta observación se centró en la “exposición de motivos”, donde describe que “toda actividad religiosa y espiritual de los bolivianos y su organizaciones religiosas y de gremios espirituales se constituyen en fuerza viva del proceso de cambio”.

Indicó que esta normativa les quita la identidad a las iglesias para volverlas en organizaciones religiosas, como si fueran organizaciones gremiales, cocaleras o como si fuera parte de la Coordinadora Nacional para el Cambio (Conalcam).

Aruquipa explicó que este proyecto califica a los pastores, ministros, líderes y sacerdotes como servidores religiosos y que además los comparan con los servidores espirituales, como los amautas y yatiris.

Atenta contra la libertad de expresión porque a partir de que sea promulgada ya no van a poder hablar sobre la homosexualidad, el aborto y la brujería caso contrario serán pasibles a sanciones, “la iglesia ha nacido protestante, la iglesia siempre ha protestado, siempre ha tenido que decirle al pecador que es pecado”, aseveró.

Por su parte, el diputado de Unidad Demócrata (UD), Grover Huanca, dijo que dicha ley quiere meter en una sola bolsa a todas las iglesias evangélicas, católicas como a las otras creencias espirituales

“Están quitando el título de Iglesia instituido por Jesucristo, lamentablemente esto no podemos aceptar, y cabe aclarar que no nos oponemos al tema impositivo, pero la observación son netamente espirituales y solo esperemos que no estén utilizando con fines electorales”, aseguró Huanca.

En esa misma línea, la diputada Norma Piérola del Partido Demócrata Cristiano (PDC) manifestó que no se puede normar la fe y que esta ley es innecesaria porque la Constitución Política del Estado ya determinó al Estado de Bolivia como laico, más bien cree que el trasfondo de esta norma es para instituir el “ateísmo” en un sistema comunista.

“Es más preocupante que cualquier momento les van a embargar su patrimonio y lo repartirán entre ellos, entonces esa es la preocupación, porque no puede fiscalizar los diezmos, porque los aportes de los feligreses son voluntarios”, dijo Piérola.

La diputada Rufina Cladera informó que como bancada no han trabajado la ley porque faltando minutos para aprobar recién recibieron y por lo tanto no hay una posición de bancada, más aún que están en dos facciones, por lo que las posiciones sobre este proyecto de ley es individual.

En cambio, la diputad del Movimiento al Socialismo (MAS) de la nación Kallawaya, Lidia Paty, aclaró que el proyecto de ley es necesario porque se tiene que poner límites a la práctica de las iglesias evangélicas sobre la captación de dinero, aspecto que denunciaban los devotos y nadie los protegía de algunos abusos.

La noche del miércoles, en la Cámara de Diputados se aprobó en grande y en detalle la Ley de Libertades Religiosas, con la que se pretende garantizar el ejercicio de las creencias religiosas y también la libertad del manejo de los recursos económicos que manejan las instituciones evangélicas, declaró el presidente de la Cámara de Diputados, Víctor Borda.

MÁS TITULARES DE POLÍTICA