INTERNACIONAL    

Elecciones en Congo

Duda se cierne sobre victoria de Tshisekedi

Los resultados de los comicios del pasado 30 de diciembre demoraron 11 días en ser publicadas y los ciudadanos protestaron porque hubo dos años de retraso para que se realice la instancia



Nairobi- La victoria, proclamada ayer oficialmente, del candidato opositor Félix Tshisekedi en las elecciones presidenciales celebradas el pasado 30 de diciembre en la República Democrática del Congo (RDC) parecía un hecho imposible en un país gobernado por Joseph Kabila desde hace casi 18 años, pero los rumores de un posible pacto para amañar los resultados a su favor comenzaron a correr en la última semana.

"Creo que es imposible" saber si Tshisekedi realmente ha ganado las elecciones. "Es completamente imposible decirlo", declaró a Efe en Nairobi el experto sobre RDC del International Crisis Group (ICG) Hans Hoebeke.

En un esperado anuncio realizado de madrugada en Kinshasa, la Comisión Electoral (CENI) indicó que Tshisekedi consiguió el 38,5 % de los votos, por delante del también opositor y gran favorito, Martin Fayulu (34,7 %), y del oficialista y candidato de Kabila, Emmanuel Shadary (23,8 %).

El profesor de Políticas Africanas de la Universidad de Pomona (California) Pierre Englebert explicó ayer en un artículo para African Arguments que, estudiando los números "fiables" de varios centros de investigación (el estadounidense Instituto de Investigación sobre el Congo -CRG-, el congoleño Berci o el francés Ipsos), los números no cuadran.

"Los datos del CRG sugieren que la probabilidad de que Tshisekedi haya conseguido el 38 % de los votos en unas elecciones libres es inferior a 0,0000", aseguró este experto.

OBSERVADORES

La misión de la Conferencia Episcopal Nacional (CENCO), una de las pocas nacionales que supervisaron el proceso y el recuento con casi 40.000 observadores, dijo ayer que sus resultados difieren de los publicados con la CENI, aunque no revelaron quién sería el ganador según sus cuentas, aunque se conjetura que es Fayulu.

Además, las sospechas de que Tshisekedi, lejos de ocupar un primer lugar en los sondeos previos a los comicios, fuera a ser vencedor comenzaron a suscitarse esta semana.

En una entrevista con la radio local Top Congo FM, este líder, de trayectoria política muy corta, aseguró ayer, con un tono conciliador inédito durante la campaña electoral: "estoy preparado para tender la mano a aquellos que han gobernado este país. Nos guste o no, tienen una cierta experiencia y conocen el país".

Los rumores de las conversaciones entre su partido, la histórica Unión por el Progreso y Desarrollo Social (UPDS), y el Gobierno de Kabila fueron confirmados por esa formación, aunque aún queda por saber cuál es el beneficio que extrae el actual Ejecutivo.

La pregunta para algunos está en si realmente ha habido una manipulación de resultados, por qué el triunfo ha recaído en Tshisekedi -con una derrota tan evidente para el oficialismo, relegado a un tercer puesto- y no en el delfín de Kabila.

"Parece evidente que habría sido imposible retorcer, maquillar o incluso inventar las cifras a la escala necesaria para dar al candidato del régimen la victoria", opina Englebert.

MÁS TITULARES DE INTERNACIONAL