Femenina    

INTELIGENCIA EMOCIONAL

Un minuto de contemplación interna

Eduardo Kucharsky Asport



Son sólo sesenta segundos o cien, si los prefieres, para crear el espacio mental en el cual contemplarás tus sonidos internos, tanto corporales como subjetivos.

El realizar este simple acto produce un estado de aquietamiento de nuestra individualidad completa, un ejercicio de contemplación sin intervención de la mente racional ni de nuestra mente inconsciente y una disminución de todas las presiones mentales, psicológicas y de compromiso.

Si se realiza este ejercicio de meditación dos o tres veces al día y si se hace un adecuado registro de la experiencia interna, podrán experimentarse pequeños cambios y pequeñas mejoras en nuestras actitudes tensas y desagradables.

Todo lo que tienes que hacer es sentarte, cerrar los ojos y ponerte a contemplar los sonidos internos y los sonidos externos también. Sólo tienes que contemplarlos y ver con los ojos de la conciencia cómo esos sonidos internos se van calmando y relajando.

Con los primeros ejercicios, los resultados son casi imperceptibles pero, con el paso de los días, se van notando sus efectos comenzando por el buen dormir, continuando por un despertar con buen carácter y con buen genio y continuando con una disminución sensible de todas las presiones que la vida y las personas ejercen sobre nosotros.

Así que ya lo sabes, si comienzas hoy tomando en cuenta la fecha y concluyes dentro de un mes, podrás sentir las mejoras en su carácter, en tu salud, en tu positividad y en tu alegría de vivir.

Afirmación para repetir cien veces por escrito:” tengo el poder de ordenar, de asear mi habitación con gusto y con agrado permanente”

MÁS TITULARES DE Femenina