NACIONAL    

Paz y reconciliación

Jornadas cruciales y de tensión en todo el país



Jeanine Áñez Chávez entraba a Palacio de Gobierno y desde el palco, con la banda presidencial en su cuerpo y agarrando una Biblia mandaba un mensaje de paz, unidad y reconciliación al país.

"Voy a trabajar este corto tiempo, porque los bolivianos merecen vivir en libertad, merecen vivir en democracia y que nunca más se les robe el voto", dijo Áñez acompañada por los líderes cívicos que lograron la renuncia de Morales Ayma.

El camino emprendido, sin embargo, no fue ni será fácil por la resistencia de los grupos corporativos ligados al expresidente. La Presidenta transitoria también debe enfrentar, como pasó los primeros días, a grupos de vándalos y terroristas internos y extranjeros, identificados como células de las FARC o la Inteligencia cubana y venezolana.

A diez días y con más de 20 muertos desde su asunción al mando de Bolivia, por acción directa de esos grupos de sedición, Áñez comienza a dialogar con los sectores sociales movilizados, algunos todavía sometidos a los designios de Morales desde México, y en la Asamblea Legislativa se probó el proyecto de ley para la convocatoria a nuevas elecciones, con la anulación de los anteriores comicios y la designación de vocales para el TSE, dejando atrás mucho luto e investigando los delitos cometidos en la era masista.

De los días de violencia, saqueos, bloqueos, cercos, desabastecimiento, falta de alimentos, muertes por disparos en enfrentamientos de cocaleros y alteños contra el Ejército y la Policía, entre otros hechos vividos durante las jornadas de mayor tensión, queda el nombre de Evo Morales como principal instigador y con ello su legado o el "evismo", ingresa en las páginas negras de la historia de Bolivia. Así se lo han hecho saber incluso sus aliados regionales.

Finalmente, el candado constitucional que cierra toda posibilidad de reclamo para Morales, también se cumple con los diez días desde su salida de Bolivia, pues el jefe cocalero, pese a que sigue alegando que fue "víctima de un golpe de Estado cívico, policial, militar, mediático, empresarial, racista, fascista" y cuanta etiqueta se vaya inventando, hizo evidente abandono del cargo; por tanto, debe ser adscrito formalmente como expresidente del Estado.

CPE Art. 173 "La Presidenta o el Presidente del Estado podrá ausentarse del territorio boliviano por misión oficial, sin autorización de la Asamblea Legislativa Plurinacional, hasta un máximo de diez días". (visorbolivia.com)

MÁS TITULARES DE NACIONAL