CULTURAL    

Primera película sonora boliviana

Restauraron filme “La Guerra del Chaco”

> La restauración digital será presentada el lunes 18 a las 19:30 horas en la Cinemateca y la entrada es libre.



El filme “La Guerra del Chaco 1932-1935” del realizador Luis Bazoberry fue restaurado por un equipo de profesionales compuesto por Luis Tapia (imagen) y Alberto Velasco (sonido) y ahora se convirtió en la primera película sonora nacional.

Según información de la Secretaría Municipal de La Paz, la exhibición de la cinta —estrenada por primera vez en La Paz, en 1936— se desarrollará el lunes 18 de marzo, desde las 19:30 horas, en la Cinemateca Boliviana. Además, el público presente podrá conversar con el equipo que estuvo a cargo del proceso.

“Luego de un trabajo de varios meses el resultado es haber conseguido la restauración digital del sonido y la imagen de una de las piezas cinematográficas más importantes de Bolivia, y una de las películas más interesantes dentro de la cinematografía regional”, indicó Mela Márquez, directora ejecutiva de la Cinemateca Boliviana.

El mediometraje es el primer film boliviano que incorpora una banda de sonido a la película, así, se convierte en la primera película sonora nacional. Bazoberry realizó el pionero trabajo técnico de sonorización en España, una vez acabada la Guerra.

“La restauración digital del sonido y la imagen de ‘La Guerra del Chaco’, de Luis Bazoberry, y su recuperación son fundamentales para la preservación de la memoria histórica del país, no solo por tratarse de la primera película sonora boliviana, sino por (registrar) un hecho fundamental de nuestra historia. Además, por su grado de deterioro corría el riesgo de, en un futuro, desaparecer y, con ella, todo lo que contiene”, agregó Márquez.

Añadió que la realización del proyecto logró su objetivo principal que era la restauración digital de la imagen y el sonido del filme. En este sentido, se evitó el posterior deterioro del documento, se mejoró la calidad de la imagen haciéndola más definida y borrando imperfecciones y efectos de la degradación que sufrió por el paso del tiempo y la descomposición de los ácidos. De la misma manera, hay mejoras en el sonido que tenía mucho ruido e interferencia y, en muchas escenas, era difícil de entender.

MEMORIA FÍLMICA

“El documentos es, con la restauración finalizada, más brillante y mejoró su calidad. Se cumplió con el fin fundamental que es preservar nuestra memoria fílmica y patrimonial para futuras generaciones, objetivo y razón de ser de la Fundación Cinemateca Boliviana”, destacó.

La cinta es un importante documento fílmico sobre la contienda bélica que enfrentó a Bolivia y Paraguay, entre 1934 y 1935. Es una pieza histórica de la memoria nacional que retrata la contienda tanto en la tierra como en el cielo.

“En la película, primero se presenta la visibilización de la pérdida territorial y, posteriormente, la evidencia de la muerte de grandes patriotas, de hombres que dieron todo por el país. Así, Bazoberry intenta reivindicar a un Ejército que ha sufrido una nueva derrota. La herida está abierta como consecuencia de haber perdido la Guerra, entonces el realizados busca, al menos, brindar algún reconocimiento a quienes lucharon en el Chaco”, detalló Márquez sobre el contenido del filme.

Según los créditos iniciales, Luis Bazoberry (1902-1964) trabajó en labores de aerofotografía como aerofogrametrista en la Aviación Boliviana durante la contienda bélica y -antes de enrolarse en la tropa boliviana- desarrolló una carrera como fotógrafo profesional que fue reconocida entre sus contemporáneos, tanto en su ciudad natal (Cochabamba), como en La Paz.

FOCUART

El proyecto de restauración —encabezado por los profesionales Luis Tapia (imagen) y Alberto Velasco (sonido)— fue uno los ganadores de la primera versión del Fondo Concursable Municipal de las Culturas y las Artes (Focuart) impulsado por la municipalidad de La Paz.

MÁS TITULARES DE CULTURAL