Cine Mundo    

El túnel



El túnel es un drama noruego dirigido por Pål Øie (Bosque tenebroso, Skjult), con guion escrito por Kjersti Rasmussen. En plena época navideña, el accidente de un camión cisterna en el interior de un túnel, provocará una lucha por la supervivencia de todos los que allí se han quedado atrapados.

Está protagonizada por Thorbjørn Harr (Togo, El Captor), Ylva Fuglerud, Lisa Carlehed, Mikkel Bratt Silset, Peter Forde, Daniel Alexander Skadal, Per Egil Aske y Tor Christian Bleikli.

Cuando un camión cisterna choca en un túnel en las heladas montañas, las personas que se dirigen a casa para Navidad quedan brutalmente atrapados en la oscuridad. Afuera hay una tormenta y los primeros en acudir al rescate luchan por acceder al accidente con todo en contra. El tiempo es esencial, y cuando una pipa con petróleo comienza a incendiarse, la situación se complica poniendo en peligro la vida de cada uno de las personas atrapadas.

Aunque la época dorada del cine de catástrofes fuese posiblemente durante los años 70 y 80, siempre ha sido un género goloso que se ha ido actualizando con el paso de los años. Es este caso, con El túnel, nos encontramos un filme noruego, dirigido por Pål Øie, que recupera el espíritu original de ese subgénero cinematográfico para regalarnos una aventura épica tan emocionante como poco original.

El accidente de un camión cisterna en el interior de un túnel, será el origen de la lucha por la supervivencia de diversos personajes que se quedarán atrapados en su interior. El guion de Kjersti Rasmussen, no disimula sus fuentes de inspiración y calca la estructura que tienen otras películas similares. La primera media hora se reserva para la presentación de los personajes. Se diseminan una serie de pequeños o grandes conflictos que servirán luego como motor dramático para lo que se avecina.

El túnel ofrece pocas sorpresas. Cualquier cinéfilo que haya visto alguna peli de catástrofes podrá ir adivinando todos los hechos que irán sucediendo. Sin embargo, esa previsibilidad argumental no quita que la película sea tremendamente entretenida y muy efectiva en lo que pretende. El director Pål Øie sabe manejar los tiempos y, a través de un montaje dinámico y una realización bastante apañada, capta la atención del espectador y no la suelta.

Por un lado, la película tendrá una vertiente de acción y thriller. Consigue crear una atmósfera agobiante y tan asfixiante como el humo que invade la pantalla. Por otro lado, tendremos la vertiente emocional. Es cierto que busca la lágrima fácil con algunos recursos un poco telefilmeros, pero siempre dentro de unos márgenes aceptables que logran su cometido.

MÁS TITULARES DE Cine Mundo