SOCIEDAD    

Por robo de una niña

Informe respalda querella contra fiscales



Un informe policial y una carta remitida al fiscal departamental de La Paz, Edwin Blanco, afirman que la fiscal suspendida Lilian Calderón junto a una auxiliar y su esposo estuvieron involucrados en el intento de rapto de una menor el 13 de abril de 2016 y que fueron sorprendidos por la madre de la niña.

El abogado Boris Espinoza denunció ayer que fue rechazada la querella presentada el pasado 27 de noviembre contra el fiscal departamental, la exfiscal Calderón, su esposo Celín Chávez, y la auxiliar del Ministerio Público, Helen Mamani, a pesar de que la misma está respaldada por un informe emitido por el policía del colegio particular de donde se trató de sustraer a una menor de ocho años.

Espinoza representa a la Shirley Martínez, madre de dos niñas de 15 y 8 años, cuyo padre es el esposo de la fiscal Calderón.

El 22 de noviembre de 2016, la guardia de seguridad de juzgados de familia arrestó a Martínez y Calderón por protagonizar una discusión que derivó en agresiones físicas.

Martínez fue cautelada y beneficiada con medidas sustitutivas, pero la exfiscal Calderón a quien Espinoza señala como la “agresora” no recibió el mismo tratamiento fijando la audiencia cautelar para este 15 de enero.

Según Martínez las agresiones que sufrió se dieron luego de varios años de amenazas hechas por parte de Calderón, el hecho de violencia ocurrió en juzgado de familia porque en esa fecha se desarrollaba una audiencia para homologar el pago de asistencia familiar que Chávez debía pagar para sus dos hijas.

Según refiere, el hecho ocurrió cuando la juez determinó un receso, que fue agredida por Calderón quien no era parte de dicho proceso y, además, estaba fuera de su oficina fiscal en horas de trabajo, por lo que fue imputada por agresiones físicas e incumplimiento de deberes.

SUSTRACCIÓN

En ese contexto, Martínez afirmó que decidió tomar medidas legales ante el riesgo de su integridad física y la de sus hijas, presentando la querella que hace referencia al intento de sustracción de su hija menor en 2016, señalando como autores a la exfiscal Calderón, su esposo y la asistente de esta.

Para dar veracidad a su denuncia, Martínez adjuntó el informe Nº 08/2017, emitido por el jefe de seguridad del colegio de sus hijas.

El documento al que tuvo acceso EL DIARIO, si bien no menciona un intento de rapto, refiere que en ambientes del colegio ubicado en la calle Sucre, en fecha 13 de abril de 2016 cerca de las 18.25 horas se “interceptó” a Helen Mamani, quien en primera instancia se identificó como tía de las menores pero luego declaró ser “empleada” de la “exesposa del señor Celín Chávez”.

De acuerdo con la explicación de Espinoza, Mamani fue identificada porque ella presentó su carnet de identidad.

Espinoza asevera que Mamani fue enviada por la fiscal Calderón para “sustraer” a la hija menor de su cliente quien junto a Chávez se encontraba esperando en un vehículo, pero fue sorprendida por la madre y se dio el incidente en el que intervino el jefe de seguridad.

A la querella también se adjuntó una carta que su cliente remitió al fiscal Blanco, un día después de ese hecho (14 de abril de 2016) a la que también accedió este medio de comunicación.

En la misma, Martínez tampoco hace referencia del supuesto intento de sustracción pero sí menciona una serie de agresiones y amenazas por parte de la fiscal Calderón y denuncia´también que el incidente ocurrido en el colegio involucra a funcionarios de la Fiscalía.

“Pido por la vía conciliatoria se cite y emplace a la indicada señora, para que ésta se haga presente ante su autoridad, (Â…) a fin de encontrar una solución pacífica”, señala parte del pedido hecho por Martínez a Blanco.

Sin atender el pedido de una audiencia, el fiscal Blanco respondió en fecha 15 de abril de 2016, que “no tiene facultades para formular actuaciones al margen de lo establecido” en varias normas que pasa a citar.

Este medio de comunicación consultó sobre el tema con la fiscal Calderón que en anterior oportunidad negó dar su versión. Al respecto, no hubo pronunciamiento del fiscal departamental, Edwin Blanco, y la asistente Mamani en su puesto de trabajo negó emitir cualquier declaración.

MÁS TITULARES DE SOCIEDAD