INTERNACIONAL    

Colorado - EEUU

Hallan pruebas de canibalismo en dinosaurios



Colorado (EEUU).- Evidencias de canibalismo entre grandes dinosaurios como Allosaurus y Ceratosaurus fueron encontradas en forma de altas frecuencias de marcas de mordida durante el examen de más de 2.000 huesos fósiles de la Cantera Jurásica Mygatt-Moore, un depósito fósil de 152 millones de años en Colorado.

Había mordeduras de terópodos en los saurópodos de cuerpo grande, mordeduras en el Mymoorapelta fuertemente blindado y muchas mordeduras en los terópodos, especialmente los restos comunes de Allosaurus. Había cientos de ellas, en frecuencias muy por encima de la norma para sitios fósiles dominados por dinosaurios.

Algunos estaban en huesos carnosos como costillas, pero los investigadores descubrieron otros muy lejos de los cortes más selectos, en huesos de dedos pequeños. Los hallazgos se publican en Plos One.

Al reunir todos esos datos, se pintó una imagen de un ecosistema donde los dinosaurios permanecieron en el paisaje durante meses, una perspectiva apestosa, pero que dio una vuelta a toda una sucesión de depredadores y carroñeros para comer.

“La rebusca de comida, e incluso el canibalismo, es bastante común entre los depredadores modernos”, dijo en un comunicado Stephanie Drumheller, autora principal y paleontóloga de la Universidad de Tennessee, Departamento de Ciencias de la Tierra y Planetarias de Knoxville. “Los grandes terópodos, como Allosaurus, probablemente no eran particularmente quisquillosos, si eso significaba que tenían una comida gratis”.

Pero, ¿por qué había tantos mordiscos en los huesos de Mygatt-Moore? Esa pregunta es un poco más difícil de responder, al menos sin encuestas similares de otros sitios de dinosaurios para comparar.

La cantera Mygatt-Moore en sí es un poco inusual. Miembros voluntarios del público han excavado la mayoría de los fósiles encontrados en la cantera.

Julia McHugh, coautora del estudio y curadora de paleontología de los Museos del Oeste de Colorado, decidió continuar esta tradición de divulgación, al traer a los estudiantes al laboratorio para ayudar con el proyecto. Ahora, dos de ellos, Miriam Kane y Anja Riedel, también son coautores del nuevo estudio.

“Mygatt-Moore es un lugar único”, indicó McHugh. Tener tantas marcas a mano permite a los investigadores realmente profundizar en detalles que a veces son más difíciles de estudiar en colecciones más pequeñas. Por ejemplo, los dientes de terópodos son dentados, y de vez en cuando, esa forma de diente se refleja en las marcas de mordida que hacen.(Europa Press)

MÁS TITULARES DE INTERNACIONAL