ECONOMÍA    

Recetas externas

Fijar medidas al margen de leyes económicas causaron dificultades

> Medidas populares se aplicaron a naciones con gobiernos de izquierda, que dejaron una economía débil y con poca diversificación productiva y exportadora.



Fijar los precios de la canasta básica, mantener estable el tipo de cambio, bajar la tasa de interés de los préstamos bancarios e incrementar los salarios de los trabajadores para beneficiar a la mayoría de los ciudadanos de un país, sin respetar las leyes de la economía, tarde o temprano implica dificultades. Bolivia y algunos países fueron los experimentos de potencias extranjeras, según se puede deducir del artículo publicado por Julio Raudales, en su artículo titulado ¿Economía por decreto?

El economista y sociólogo publicó su artículo en el diario digital latribuna.hn, y señala que la Unión Soviética y sus satélites, Bolivia Nicaragua, Perú y Brasil, tuvieron que pagar amargamente su lección el siglo pasado. Grecia, Portugal y Venezuela lloran en el siglo XXI, las consecuencias de sus decisiones erróneas e irreflexivas.

Varios economistas consultados por este medio coincidieron, por separado, que Bolivia no tuvo un plan económico real, sino una sugerencia en base a los altos precios de las materias primas en el mercado internacional.

Por ejemplo, unos meses atrás, el analista económico José Gabriel Espinoza señalaba que se debe tomar medidas para evitar que la economía se desacelere, la misma que empezó el 2014, y también aseguraba que el modelo tenía como principal base los altos precios de las materias primas, el endeudamiento y la inversión pública.

Decía que el dinamismo del mercado interno se iba desacelerando, y las personas tomaban con más prudencia sus gastos, y preferían ahorrarlos, y por el ello que uno de los principales motores del crecimiento se iba deteniendo.

Asimismo, también en una oportunidad el economista y docente de la Universidad Técnica de Oruro (UTO), Ernesto Bernal, apuntaba a la reducción del déficit fiscal, y a modificaciones en el modelo económico.

A principios de año, el empresariado solicitó a la anterior administración de Estado, que hiciera algunos cambios en el modelo, pero las autoridades de ese entonces aseguraron que el mismo se profundizaría.

En así que en los últimos años, la economía nacional sintió la caída de los precios de las materias primas, y se ha sumido en una desaceleración del Producto Interno Bruto (PIB), y se refleja en el aumento del comercio informal, que alcanza a 80% aproximadamente.

Ante esa realidad, hace una par de semanas, el nuevo ministro de Planificación del Desarrollo, Carlos Melchor Díaz, informó que el próximo año, 2020, se priorizarán proyectos orientados a la generación de empleo y aquellos que contribuyan al crecimiento económico del país.

“Vamos a empezar el año con ese nuevo presupuesto (PGE 2020) y nosotros los que vamos a dar son las prioridades orientadas a la generación de empleo y que tengan impacto social y contribuyan al crecimiento económico del país”, afirmó.

Honduras

Raudales describe a la economía de Honduras como una de la más reservada, y a pesar de la pobreza en que se sumía la población, durante 40 años no se hizo cambios significativos, pero cuando asumió determinaciones, como el tipo de cambio, se lo hizo con una devaluación del 100%.

“Tal vez no valga la pena recordar un pasado que fue amargo para todos. Pero quizás sí convenga que quienes toman decisiones hoy, estén advertidos de los problemas que puede generar la violación de las más básicas leyes de la economía. Subir salarios, fijar precios, bajar tasas de interés y mantener el tipo de cambio de manera artificial, provocará sin duda efectos nocivos en el nivel de producción y nos conducirá a un problema social quizás peor que el vivido a finales de los 80”, señala Raudales en su artículo, y que coincide con el modelo aplicado en Bolivia, y ahora la situación de la economía boliviana se encuentra delicada.

Sostiene que siempre resultará tentador para la autoridad, el querer congraciarse con la ciudadanía a través de la manipulación de los precios o la fijación por decreto de ciertas medidas, como obligar al sistema financiero a condonar o readecuar deudas, lo que es peor, dejando por fuera a algunos sectores tan sensibles para la economía, como lo es el sector cooperativo.

“Las políticas públicas deben tener siempre sentido general, porque si no es así, corremos el riesgo de generar distorsiones sociales que culminan en violencia e incertidumbre”, advierte.

CRECIMIENTO MENOR EN 2020

Los organismos internacionales fijaron para Bolivia un crecimiento para el 2020, de 3,6%, mientras las anteriores autoridades de Estado estimaron 4,2%, menor a lo que se habría proyectado a principios de 2018, de 4,5%.

A pesar de esa proyección, los organismos internacionales bajaron la estimación a 3,9%, y otras consultoras privadas señalan que el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), no superaría el 2,5%.

Pero ante un escenario adverso de la exportación de gas y el menor precio del petróleo en el mercado internacional, el proyecto de Ley del Presupuesto General del Estado (PGE) 2020, se reduce los ingresos por el Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) y regalías.

La razón obedece a la menor demanda de volúmenes de gas de parte de Brasil y Argentina, y es por ello que el nuevo ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora, anunció que una de las prioridades de la nueva administración transitoria era conocer el dato real de las reservas y entablar las negociaciones con Brasil.

También el proyecto fija en precio referencial promedio del precio de barril de petróleo en el mercado internacional, de 51,37 dólares. Mientras tanto en el mercado internacional la cotización registra volatilidad.

Menor volumen

Según información oficial, difundida por medios locales, la demanda de gas de Argentina, a octubre llegó a 14,5 millones de metros cúbicos día (MMmcd), y de Brasil, en el mismo periodo, alcanzó una media de 17 MMmcd.

Asimismo, los datos oficiales del INE, muestran que no se modificó el volumen de exportaciones de Tradicionales y No Tradicionales, que en porcentaje gana el primero que llega casi al 80% y el resto pertenece al segundo.

La soya se ha convertido la estrella de los no tradicionales, pero ésta ha empezado a ocupar un espacio en los commoddties, debido a la fijación del precio en el mercado internacional.

Y ante el déficit comercial consecutivo que registra el país, las nuevas autoridades del sector económico anunciaron liberar las exportaciones.

MÁS TITULARES DE ECONOMÍA