NACIONAL    

Bosquecillo de Pura Pura en peligro por tala de árboles

• Un equipo de prensa de EL DIARIO llegó hasta el bosquecillo, donde se evidenció la tala de más de un centenar de árboles de eucaliptus y de otras especies que hacen de él un lugar de atracción de la topografía de La Paz



La tala indiscriminada de árboles y la desforestación ponen en peligro el bosquecillo de Pura Pura, uno de los pocos pulmones ecológicos con el que cuenta la ciudad de La Paz. Primero se talaron los eucaliptus para ampliar la autopista y ahora se cortaron los árboles para comercializarlos en el mercado negro de la madera de El Alto. Las autoridades municipales parece que no se percatarán del atentado que se está infiriendo a la forestación de La Paz, que es esencial protegerla porque aportan a las lluvias de la ciudad.

Un equipo de prensa de EL DIARIO llegó hasta el bosquecillo, donde se evidenció la tala de más de un centenar de árboles de eucaliptus que amenazan con provocar la “muerte” de esta área protegida, considerada la mancha forestal más grande y valiosa que tiene la urbe paceña.

En el recorrido por el bosquecillo, EL DIARIO pudo comprobar la presencia de árboles talados a lo largo de más de 500 metros, desde el sector conocido como la “marmolera” (una antigua casa donde se procede a cortar grandes bloques de piedra caliza) hasta la cancha de fútbol de Pura Pura.

Lamentablemente, vanos fueron los intentos de este medio de comunicación por conversar con algún responsable del lugar, para establecer las causas que derivaron en la deforestación del área, toda vez que el lugar se encuentra en un completo abandono.

Primero se talaron los árboles de eucaliptus para dar paso a la ampliación de la autopista y ahora todo hace ver que personas inescrupulosas, llegan hasta este lugar munidos de motosierras para talar los arbustos y ser vendidos en el mercado negro de la madera, con el fin de utilizarlos en andamios y la fabricación de escaleras.

Lo cierto es que los árboles talados se encuentran a lo largo de todo el bosquecillo, sin que ninguna autoridad de la Gobernación o de la Alcaldía llegue hasta el lugar y establecer las causas por las que se procedió a la deforestar el lugar.

BASURA

Pero no solo es la deforestación del bosque lo que llama la atención, sino también la presencia de basura y escombros que convirtieron el lugar en un improvisado botadero de toda clase de desechos sólidos que también contaminan el ambiente con olores fétidos que se extienden por todo el lugar, sin tomar en cuenta que cerca de ahí existe un parque de niños y campos deportivos que cada domingo son colmados por niños, jóvenes y adultos que practican deportes.

A la basura se suma la contaminación ambiental de las improvisadas fogatas que encienden los grupos de personas en situación de calle que hicieron del bosquecillo de Pura Pura un lugar inseguro para quienes se aventuran a visitar el lugar para practicar el ciclismo o trotar por el bosque.

INSEGURIDAD

Los ladridos de una jauría de perros delataron la presencia del equipo de EL DIARIO, lo que alertó a los grupos de bebedores consuetudinarios que cual si fueran “zombis” salieron de sus improvisadas carpas para ver quién invadía su “territorio”.

Los grupos de personas en situación de calle hicieron del bosquecillo de Pura Pura un lugar por demás peligros para aventurarse a pasar por el lugar, toda vez que amedrentan a las personas. De hecho, la Policía reportó el asesinato y violación de varias personas.

En procura de conocer una versión oficial, EL DIARIO se comunicó con Emaverde, empero en esa repartición municipal se informó que no es de su competencia el proteger el bosquecillo.

La misma respuesta se obtuvo por parte de funcionarios del Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Sernap), por tratarse de una “competencia subnacional” (municipal).

Extraña que ambas instituciones hayan omitido alguna responsabilidad para defender y proteger el espacio verde, considerando su importancia para la población paceña; vecinos de las zonas próximas criticaron que las autoridades nacionales y municipales se queden inertes ante este flagrante atentado a la naturaleza. Entretanto, el bosquecillo de Pura Pura continúa soportando uno de los más devastadores ataques por parte de personas inescrupulosas y con fines ocultos.

Según la información es la Secretaría Municipal de Gestión Ambiental, la encargada del control y preservación de las áreas protegidas, empero una vez más EL DIARIO no pudo conversar con un responsable de esa unidad toda vez que el teléfono se mantuvo ocupado durante toda la tarde de ayer.

No es la primera vez que EL DIARIO advirtió sobre la tala indiscriminada de los árboles en la ciudad de La Paz, ya sea por el constante progreso de la ciudad que da paso a obras como el teleférico o los modernos edificios que la convierten en una selva de cemento.

MÁS TITULARES DE NACIONAL

ESTAMPAS ALTEÑAS

Perjudiciales escombros

Diálogo entre Alcalde y choferes

Reunión en cuarto intermedio

Vecinos denunciaron que no es dirigente

Concejo pedirá informe sobre “chantaje” de Vera

Censuran descuido de dueños de mascotas

Bolivia registra 129 casos de rabia animal