ECONOMÍA    

América Latina

Ola de protestas por pérdidas en una década



América Latina termina 2019 sacudida por una ola de protestas que evidencia un creciente descontento popular que no parece diferenciar territorios e ideologías, y esta situación puede reflejar que la región nuevamente incurrió en errores del pasado, y habría perdido una década, calificada por economistas de oro por los altos precios de las materias primas, según se puede interpretar de un artículo publicado por el comercio.pe.

Desde hace semanas las protestas, algunas de ellas violentas, han tomado las calles de América Latina. Los detonantes, sin embargo, no han sido exactamente los mismos. Y, como es de esperar, han reflejado realidades ferozmente locales.

En Bolivia, por ejemplo, la mecha la encendió un supuesto intento de fraude electoral que terminó provocando la renuncia del presidente Evo Morales en medio de denuncias de golpe de Estado.

Mientras que en Chile, fue el aumento de la tarifa del metro lo que originalmente sacó a la gente a protestar en las calles.

Antes, sin embargo, un impopular paquete de reformas económicas había tenido el mismo efecto en Ecuador. Y poco después lo mismo ocurrió en Colombia.

La profunda desconfianza y el descontento con numerosas políticas gubernamentales han ayudado a mantener la movilización, a menudo también atizada por la respuesta de las autoridades.

Por lo demás, todos esos elementos ya se habían juntado poco antes en Honduras, un país que, en cierto sentido, no ha dejado de protestar desde que el presidente Juan Orlando Hernández se reeligió en medio de acusaciones de fraude.

Protestas antigubernamentales también se han estado sucediendo en Haití, donde una mezcla de acusaciones de corrupción y medidas impopulares está detrás de la exigencia de un cambio de gobierno, muy similar a las que desde hace varios años se están haciendo oír en Venezuela y Nicaragua.

Mientras que el descontento generalizado con los gobiernos, tanto de izquierda como de derecha, también se ha hecho evidente en las derrotas sufridas por el oficialismo en las recientes elecciones de El Salvador y Argentina.

Y más allá de las especificidades locales, hay un importante elemento en común puede ayudar a comprender mejor este particular momento latinoamericano: el pobre desempeño de la economía regional durante los últimos años.

MÁS TITULARES DE ECONOMÍA