POLÍTICA    

Para responder a Camacho

Vicepresidente acude a la Biblia y leyó mal



El vicepresidente Álvaro García, ayer en conferencia de prensa acudió a la Biblia para dirigirse al presidente del Comité Cívico Pro Santa Cruz, Fernando Camacho, citó el libro de Tesalonisenses pero pronunció mal el nombre y leyó un versículo que no correspondía a la cita. El hecho llamó la atención porque la autoridad es atea.

García, Biblia en mano, mencionó dos pasajes bíblicos. En el primero leyó un fragmento del versículo del libro de Levítico (19:12), el quinto de los libros del pentateuco del Antiguo Testamento de La Biblia.

“A él (Fernando Camacho) y a su gente le respondo con la Santa Biblia. Levítico 19:12 “No aborrezcas a tu hermano en tu corazón”, leyó Sin embargo, el versículo citado por García dice: “Y no jurareis falsamente por mi nombre, profanando así el nombre de tu Dios. Yo Jehová”.

La otra cita que mencionó fue el “tres punto cinco” de la segunda carta de los “Tesaloniences”, pero el nombre correcto del libro de la Biblia es Tesalonicenses.

“Y el señor encamine vuestros corazones al amor de Dios y a la paciencia de Cristo”.

“Esa es la mejor respuesta que puedo hacer con la Biblia al señor Camacho”, agregó García.

Acontecido el hecho, varias personas observaron la lectura de la autoridad. “No se dice “tesalonienses”; se dice “tesalonicenses”. Además, lo que usted menciona no es “una palabra” de los tesalonicenses, son palabras del apóstol Pablo, mediante carta, a dichas personas. Fin del comunicado”, escribió el internauta Puka ReyesVilla.

El líder cívico cruceño recurre usualmente a la Biblia en sus discursos. Se le vio sosteniendo el libro en los cabildos y su propuesta consiste en llevar de nuevo la “Biblia a Palacio”.

Respecto a la carta, García Linera dijo que Camacho como cualquier ciudadano tiene derecho a dejar una nota y tener una respuesta. Sólo pidió, irónicamente, que el cívico tenga en su carta mejor ortografía que en redes sociales.

En cuanto a los hechos de violencia, el Vicepresidente dijo que nadie quiere ver ni más muertos ni más heridos. Señaló que el Gobierno tiene una “paciencia casi bíblica” frente a lo que provocan.

MÁS TITULARES DE POLÍTICA