ECONOMÍA    

Existe preocupación en la Cepal

Créditos chinos agravan endeudamiento externo del país



Los millonarios créditos que otorgó la República Popular China a Bolivia financiaron preferentemente obras viales, pero también proyectos en equipamiento e hidrocarburos, además de telecomunicaciones con el satélite Túpac Katari, que demandó un millonario gasto de 251 a 302 millones de dólares.

Sin embargo, las cifras comenzaron a preocupar a la Cepal que señaló que sí se ejecuta el ofrecimiento de financiamiento de $us 7.000 millones de la nación asiática, ello tendrá impacto con “creces” en el endeudamiento del país. China no sólo es el primer acreedor bilateral de Bolivia, sino que es el primer proveedor de importaciones.

Un documento escrito por el politólogo boliviano, Juan Pablo Neri Pereyra, que apareció en la página web /latinvestment.org, con datos del Observatorio de Inversiones Latinoamericanas analiza la situación del país respecto de los fondos del país asiático. En el documento se incluyen estadísticas elaboradas por la Fundación Solón.

El autor citó también el informe semestral del Banco Central de Bolivia, (BCB) sobre la Deuda Externa al 30 de junio de 2017, y concluyó que del total de los montos por desembolsar, “un 50.8% está dirigido al sector de infraestructura vial, 13.8% al sector energía y 10.2% a otros sectores”.

OBSERVACIONES

Asimismo, Neri Pereyra describió en detalle la deuda externa contraída con China, los montos, el acreedor y el proyecto al cual se destinaron los fondos del préstamo.

En la información se muestra –asimismo– que algunos proyectos tienen observaciones que no fueron resueltas como la compra de aviones, que una vez adquirido con sobreprecio, presentaron desperfectos.

En el caso de las carreteras, se contrató, por ejemplo, un préstamo para equipar al Batallón de Ingeniería, por más de 44 millones de dólares, provenientes del Eximbak de China.

EJÉRCITO

El reporte sostiene que la Empresa de Construcción del Ejército, (ECE) quebró en 2015 por incumplimiento de contratos, la deuda pasó al Tesoro General de la Nación, y el Ministerio de Defensa inició acciones legales por daño económico al Estado.

Además de la deuda contraída con China, ECE dejó tres grandes proyectos inconclusos, por un valor aproximado de 97 millones de dólares.

A eso hay que sumar la compra de perforadoras para YPFB, cuya operación fue suscrita por los ministerios de Economía, Planificación y la empresa china CAMC Engineering CO.LTDA.

La principal observación a esa operación es que los equipos de perforación llegaron con piezas en mal estado y con repuestos faltantes, según lo denunció también la periodista, Amalia Pando.

Según los reportes técnicos DSP-032/2014 y DSP-180/2014 de YPFB, por esta razón la empresa china debía reembolsar a YPFB una suma de 4,451,681 de dólares.

CONDICIONALIDAD

El diputado del MAS, Víctor Borda, justificó el acuerdo señalando: “Si hay un crédito no puede haber pues proceso de licitación porque China te dice te doy la plata, pero te condiciono a que una empresa china ejecute el proyecto”. YPFB contrató a CAMC de forma directa en 2009, por 64,8 millones de dólares, refiere el documento.

También cursa en el referido documento el caso del proyecto carretero Rurrenabaque-Riberalta. En el acuerdo participaron el Tesoro General de la Nación, la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC), el Gobierno Autónomo del Departamento del Beni, además de la empresa china Railway Construction Corporation Internacional Limited. Esta obra está valorada en cerca de $us 500 millones por un tramo de 500 kilómetros aproximadamente. Cursan acusaciones recientes sobre el exterminio de decenas de especímenes de la fauna existentes en la región.

MÁS TITULARES DE ECONOMÍA