OPINIÓN    

Desde la tierra

Libertad, igualdad, fraternidad

Lupe Cajías



Hace más de dos centurias comenzó a expandirse por el mundo las consignas de la Revolución Francesa: Libertad, Igualdad, Fraternidad. Como es notorio en las noticias cotidianas, 231 años después, la Humanidad no logró alcanzar esos ideales. Este 18 de octubre, los bolivianos intentarán una vez más apostar por una nueva oportunidad.

Casi todos quieren Libertad, aun cuando existan diferentes enfoques y puntos de vista. No faltan autoridades o líderes políticos que buscan ponerle frenos, pero la sociedad persigue siempre aquella línea escurridiza en el horizonte que le garantice libertad de pensamiento, libertad de conciencia, libertad de expresión y libertad de multiplicar por cualquier medio sus propias ideas.

En vísperas del adiós al gobierno de la presidenta Jeanine Áñez, el mejor recuerdo para los periodistas será el respiro que les dio. No humilló a redactores en el Palacio; no mandó cercar con hordas embriagadas a los canales de televisión; ni hubo bombas paramilitares en antenas repetidoras; ni se sintieron despidos selectivos por la molestia de una ministra; ni se financiaron documentales contra "cárteles de la mentira"; ni tampoco los conductores de programas nocturnos tuvieron que cambiar súbitamente de posición política para mantener el negocio.

Bolivia está aún muy lejos de terminar de tallar la Libertad, aunque Simón Bolívar la describía como el territorio donde desbordaba el amor a ella. Es aún difícil escribir sobre temas que alguien considera tabúes sin provocar reacciones iracundas, emotivas. El foro está muy lejos de un ejercicio pleno de debate y conversación.

La Igualdad es aún más precaria. Es un panorama desalentador contemplar cómo los que luchan por la Igualdad en el llano, desde el poder arremeten contra el más débil y repiten la historia de los siglos. La represión contra los marchistas que defendían el bosque en 2011, los discursos contra ellos, los silogismos, las imposturas, mostraron que los métodos se reeditaban como el mito de Sísifo.

La Fraternidad pareció posible a fines de los noventa, cuando Bolivia ingresaba a la modernidad estatal y política. Había la ilusión de que finalmente el ejercicio democrático era una realidad; el respeto a las reglas del juego; los avances en la cultura ciudadana; los talleres con múltiples actores sociales, políticos, económicos.

Es más, un ideal que no apareció ni en las religiones ni en las revoluciones, se abría paso en la convivencia cotidiana: la Tolerancia, sobre todo entre los más jóvenes. Algunas expresiones eran más evidentes que otras, como el respeto a las opciones sexuales o a las propuestas estéticas en narrativa, artes escénicas, pintura.

A regañadientes, pero ya presente, estaba el imaginario de un país multicultural, más horizontal e inclusivo. La participación popular; la cantidad de proyectos creativos; los nuevos parques nacionales; la preocupación creciente por el cuidado de la naturaleza; los alcances del poder local mostraban que era posible cambiar.

Ahora, la mayoría de esos sueños están rotos. Ni siquiera está la ilusión de un acto mágico, la creencia en una varita de hada madrina para transformar de un momento al otro la calabaza en un carruaje y los ratones en caballos.

Y, sin embargo, como escribía Rafael Barret, "vamos a cambiar el mundo, aunque el mundo no quiera". Vamos a ir a votar, a pesar de la pandemia. Vamos a respetar el resultado, nos guste o no nos guste. Vamos a imaginar que los nietos vivirán en libertad, con igualdad de oportunidades, en el gran abrazo fraterno que predijo Liber Forti.

MÁS TITULARES DE OPINIÓN