DEPORTES    

TOCANDO FONDO

¿Qué futuro le espera a la Copa Simón Bolívar?

Edgar Linares Mariscal



L a Copa Simón Bolívar se encuentra en su etapa final luego de haber clasificado a seis equipos a dos por serie que definirán el ascenso directo e indirecto a la División Profesional teniendo en consideración que estos clubes pertenecen a la División Aficionada que participan anualmente en la Primera “A” de sus Asociaciones Departamentales.

Desde esta columna hemos sido permanentemente insistentes en que con la experiencia de este campeonato que aglutina a jugadores que llegaron de los equipos de la División Profesional a reforzar a la Aficionada, se distorsionó en todo sentido el objetivo de la Primera “A” que en años anteriores era considerada el semillero del fútbol boliviano que aportaba con valores a los equipos profesionales, convirtiéndose en una división rentada con salarios en algunos casos por encima de los equipos que militan en la División Profesional y que para que puedan ser habilitados, subieron la edad máxima a 28 años y cuatro mayores a la misma en cancha como también la participación de cuatro extranjeros, postergando a la juventud en los campeonatos oficiales anuales con escasas posibilidades de llegar a primeros planos ante la experiencia y las mañas de los que ya estuvieron en la ex Liga del Fútbol Profesional Boliviano.

En la actual coyuntura también juega un papel preponderante la economía de los clubes. Los que participaron y participan en la Copa Simón Bolívar invirtieron altas sumas de dinero en los contratos de trabajo con sus dependientes que difícilmente podrán sostener en los campeonatos de la Primera “A” de sus Asociaciones Departamentales, donde los sueldos alcanzan a un promedio de Bs. 1.200 mensuales, frente a los miles de dólares que perciben los contratados para la citada Copa, de donde deducimos que uno de los cambios que debería efectuarse dentro la parte operativa que tanto se pregona pero que hasta la fecha no se hizo nada, es la creación de la DIVISIÓN PROMOCIONAL bajo la tutela de la División Profesional con clubes que participaron en esta Copa Simón Bolívar, con ascensos ya establecidos actualmente y descensos a sus Asociaciones Departamentales, vacancias que serán ocupadas por un nuevo Campeonato Simón Bolívar disputado entre los campeones y subcampeones de la Primera “A” de las Asociaciones con el límite de edad de 23 años y todos jugadores nativos, recuperando de esa manera a los jóvenes deportistas con opción de llegar al círculo superior de nuestro fútbol, lo que determinaría que al igual que la División Profesional, tengamos fútbol todo el año para ser competitivos con dos campeonatos TODOS CONTRA TODOS también en la PROMOCIONAL y AFICIONADA. Esperemos que tomen en cuenta esta sugerencia los actuales dirigentes de la F.B.F.

Dr. Edgar Linares Mariscal, fundador y ex asesor legal de Fabol

MÁS TITULARES DE DEPORTES