ECONOMÍA    

ECONOMÍA Y FINANZAS

Crimen y castigo

Humberto Vacaflor



La fórmula que propone la ley sobre las “empresas sociales” dice que si una empresa privada cayese en una situación crítica sería transferida a sus trabajadores en lugar de ser declarada quebrada.

 

Las grandes empresas petroleras están ganado tanto como lo hacían en 2014, cuando el precio del barril de petróleo estaba por los 140 dólares. Empresas como la noruega Estatoil lograron este efecto gracias a reducciones en sus costos y sobre todo un aumento en el volumen de ventas. Este efecto no se ha podido replicar con el gas en Bolivia, donde el único factor que puede mejorar los ingresos es el aumento en el precio, ya que el volumen esta cayendo.

La demanda mundial de oro físico cayó en 7 por ciento pero la caída no fue homogénea. La demanda de oro para la joyería subió en 4 por ciento hasta alcanzar las 2.135 toneladas, gracias a China e India. India, que es el segundo mayor comprador, ha reducido su demanda durante los últimos 8 años, a pesar de un aumento de 9 por ciento en sus compras durante 2017. Por ahora el mercado está tratando de descifrar el efecto de Trump y la incertidumbre geopolítica que genera.

"El boom en el precio del zinc apenas ha empezado" aseguran algunos expertos que consideran que la operaciones mineras que empezarán a operar en los próximos años no darán abasto con el crecimiento en la demanda. Se habla de que el zinc podría ser usado como un substituto del litio y el vanadio en baterías. De ser así la demanda mundial seguirá aumentando y el merado seguiría en déficit y los precios seguirán subiendo para este mineral.

Este noble gesto ignora que una de las posibilidades de que una empresa quiebre es que sea ahogada por el propio Estado, que ahora se las da de filántropo.

Los datos del Banco Mundial y del BID sobre la pesada carga tributaria de las empresas bolivianas, la carga más pesada de América latina y el Caribe, dicen que las empresas bolivianas podrían llegar a situación de quiebra no por ineficientes, sino por la presión tributaria. Bolivia es el país que más incrementó los impuestos en los últimos diez años en la región, dice el informe de los dos organismos internacionales.

Es decir que las políticas tributarias del Estado estarían creando las condiciones para que una empresa caiga en situación de crisis, se declare en quiebra y entonces llegue el Estado y proponga crear, con criterio magnánimo, sobre esas cenizas, una “empresa social”.

Hugo Chávez lo hizo de manera más directa cuando decidió caminar por Venezuela ordenando a sus colaboradores “exprópiese” en los momentos en que veía una propiedad privada que le interesaba. En ese caso, expropiar suponía el pago del valor del bien por parte del Estado. En el caso de la creación de “empresas sociales” en Bolivia, no hay ningún pago al propietario.

En Bolivia, a juzgar por que se admite ahora, las empresas privadas están comprendidas en una ley por la cual el procedimiento de expropiación no es resultado del capricho de un caudillo, sino de un procedimiento: si una empresa no es capaz de soportar la presión tributaria creada por el propio gobierno, pasa a la lista de las que pueden ser convertidas en “empresas sociales”.

Lo que dicen los empresarios es que la presión tributaria aplicada por el actual gobierno es un incentivo para la evasión tributaria. Lo que indica que hay una ruta de escapatoria: si no quieres que tu empresa sea transferida a los trabajadores, puedes convertirla en informal.

Lo malo de todo esto es que una empresa que se ha convertido en “empresa social” tiene pocas esperanzas de sobrevivir. Lo demuestran los casos de empresas que recorrieron ese camino hasta ahora. Un caso de causa y efecto.

Un modelo por el cual se crea la trampa, se la administra, y luego se especula con salvar a la empresa.

Si las reglas para las empresas privadas se extendieran a las públicas serían varias las empresas que podrían haber pasado a manos de los trabajadores como las ya quebradas, Empresa de Construcciones del Ejército, Enabol, Enauto, Ecobol, Enatex, Etc.

El Gobierno asegura, en abril, que el crecimiento de la economía hasta diciembre será superior a 4,5%, por lo que está convencido de que se aplicará el segundo aguinaldo.

El Banco Mundial, el BID y la Celap aseguran que el crecimiento de este año será de solamente 4%, porque todos los sectores de la economía boliviana están afectados por la crisis.


Guerra comercial

Los servicios de inteligencia arrestaron a dos empleados de la petrolera estadounidense Chevron por no haberle vendido piezas industriales. Son acusados de traición a la patria. Hay 80 empleados de Pdvsa, la estatal petrolera venezolana, presos por el mismo caso. Chevron ha empezado a evacuar a sus ejecutivos del país por temor a más arrestos.

Esfuerzo cambiario

El Banco central de Argentina vendió más de 3.000 millones de dólares en lo que va de la semana tratado de mantener estable su moneda frente al dólar. El pesimismo sobre las futuras exportaciones de soya han reducido las expectativas de que ingresen dólares en la segunda mitad del año por lo que podrían escasear los dólares.

Pobreza al alza

En 2017, Perú registró un alza de 6,4 por ciento en la cantidad de personas que viven por debajo de la línea de la pobreza. Según cifras del Banco Central, 21,7 por ciento de la población peruana vive en la pobreza. Es la primera vez que se registró un alza desde 2001. Según la OCDE, hasta el 40 por ciento de la clase media está en riego de caer en la pobreza.

Lo bueno

Es que la Policía dice haber capturado a ciudadanos colombianos que estaban enseñando a los bolivianos a administrar operaciones financieras paralelas.

Lo malo

Es que no se dice que el dinero de los préstamos de este sistema financiero ilegal procede del narcotráfico y abarca las ciudades bolivianas más afectadas por esa actividad ilegal.

Lo feo

Es que el sistema financiero ilegal es ahora tan extendido en el país que compite con el sistema legal no solamente en cantidad de usuarios, sino en volúmenes de dinero que maneja.

MÁS TITULARES DE ECONOMÍA