OPINIÓN    

La vida en tres palabras: inteligencia, entusiasmo, concordia

Carlos Poblete Ávila



En diversos otros artículos he preguntado ¿Qué seríamos sin las palabras? La interrogante siempre es válida, y tal vez no tenga muchas respuestas …

Los tiempos que como Humanidad estamos viviendo, con certeza provocan multitud de muy diversas y necesarias preguntas, muchas sin respuestas … en los más amplios temas y problemas.

Bien sabemos que las palabras todas tienen orígenes, nos vienen desde los más pretéritos tiempos, latitudes y comunidades. Los vocablos se fueron construyendo, van a la par con los inicios de la especie humana. En las palabras hallamos la historia de la Humanidad.

Diversas disciplinas referidas al lenguaje se ocupan del estudio, la investigación de los idiomas, de los vocablos. La necesidad de saber es eterna y ¡en hora buena!

Las palabras son como las hojas de los árboles que en otoño caen y ruedan con el viento. Ellas, en rigor, se desplazan, van, circulan de boca en boca, cruzan fronteras. Existen las buenas, las nobles expresiones, las que enseñan y, también las otras ..., las que insultan, las que agreden, las que mienten, las coprolalias.

Un aspecto, plano o disciplina que refiere a la riqueza de los términos que existen en el registro léxico es la polisemia, esto es, el universo semántico que cada palabra abarca, posee. Hay vocablos que tienen muy numerosos sentidos, acepciones. El actual Diccionario, edición de la RAE registra 200 mil significados de palabras del idioma español.

El vocablo 'Inteligencia' tiene origen, partida de nacimiento, paternidad, es su etimología. En el latín hallamos su acepción original: 'int - legere'. Literalmente, 'leer al interior, leerse'. Leer significa entender, comprender, percibir, examinar, elegir, razonar, reflexionar. Es la capacidad humana de adquirir conocimiento y aplicarlo. Preguntas: ¿Cómo y para qué, con qué fin, causa y objetivo se utiliza esa capacidad de comprender y de crear?

La palabra 'Entusiasmo' según el diccionario es exaltación, gran interés, admiración. Su origen se halla en el latín, y antes en el griego 'inspiración divina'. Estar inspirado por los dioses. Del griego 'en - theós'. En rigor etimológico 'los dioses en el interior' de quien siente esa inspiración. No necesariamente cabe dentro de la religiosidad. Entusiasmo sugiere energía interior para valiosos propósitos.

El término 'Concordia' nos remite al corazón, al órgano muscular impulsor de la sangre, genéricamente de la vida. Es propio de los seres vertebrados, también de algunos invertebrados. De manera figurada, simbólica apunta al buen ánimo, al temple, a la afectividad, al coraje.

La literatura lo ha consagrado también como el órgano de lo amoroso. Decir 'concordia' es referir al origen latino de la palabra 'con - coris': con el corazón. Es la 'buena voluntad', la buena o noble amistad con otros. Quien bien refiere desde el buen uso del idioma español la palabra 'concordia' es nada menos ... que el Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha. Su corregido lenguaje puesto en su discurso por su creador Miguel de Cervantes instala el término 'concordia' en su notable mensaje a los cabreros. He aquí sus razones a los mencionados auditores: "Dichosa edad y siglos dichosos aquellos a quien los antiguos pusieron nombre de dorados (...) entonces los que en ella vivían, ignoraban estas dos palabras de 'tuyo' y 'mío'. Eran en aquella santa edad todas las cosas comunes: (…). Todo era paz entonces, toda amistad, todo concordia ".

Decir 'La vida en tres palabras: Inteligencia, entusiasmo, concordia' puede parecer una ilusión, una utopía, un intento figurado ciertamente por reducir el universal abanico léxico. Parece ..., pero no es así. Son palabras de pleno sentido social, muy vigentes. Lo que sucede es que la Humanidad es deficitaria de esos altos contenidos. La Humanidad en su estado actual es huérfana de valores. Inteligencia, entusiasmo, concordia representan, significan conceptos de alto valor ético.

El autor es Profesor de Estado.

caracol.avila@gmail.com

Barómetro Latinoamericano

MÁS TITULARES DE OPINIÓN