DEPORTES    

Alonso y su despedida



El español Fernando Alonso (McLaren) se despidió ayer del circuito de Interlagos, en Sao Paulo, donde celebró sus dos campeonatos mundiales de Fórmula Uno, se le escaparon otros tantos y lidió con la frustración de los últimos años en la escudería de Woking.

El piloto asturiano, quien en 2019 no seguirá en la categoría reina, recorrió este domingo sus últimas vueltas sobre los 4.309 metros del trazado brasileño, en el que nunca consiguió la victoria, sumó un total de ocho podios y certificó sus dos coronas.

“Brasil siempre ha sido un lugar feliz para mí”, afirmó instantes antes de subirse al monoplaza y finalizar en la penúltima posición (17º) en su última participación en el Gran Premio de Brasil.

El destino ha unido a Alonso e Interlagos en repetidas ocasiones. El momento más dulce fue el 25 de septiembre de 2005, cuando se convirtió en el primer piloto español y en el más joven de la historia en ganar el mundial de Fórmula Uno.

Para amarrar el título firmó un tercer puesto, que celebró en el coche con uno de sus gestos más conocidos, imitando con la mano unos pajaritos, el mismo que usó el día de su primera victoria, en Hungría, en 2003.

Luego se subió a su monoplaza, se frotó la cara con las manos y lanzó un alarido que se escuchó hasta en su Oviedo natal.

“¡Toma, toma!”, gritó con los puños cerrados.

Alonso acabó así con el reinado implacable del alemán Michael Schumacher (Ferrari), que acumulaba siete campeonatos, los últimos cinco conseguidos de forma consecutiva. EFE

MÁS TITULARES DE DEPORTES