DEPORTES    

Duelo en motos para el último día de carrera

En coches, el Catarí Al-Attiyah hará su ingreso triunfal hoy, en Lima.



El rally Dakar quedó ayer prácticamente en manos del catarí Nasser Al-Attiyah (Toyota) en coches y dejó para la última etapa un apasionante mano a mano en motos entre el australiano Toby Price (KTM) y el chileno Pablo Quintanilla (Husqvarna).

Al-Attiyah se adjudicó la novena y penúltima etapa de este Dakar que se disputa íntegramente sobre el desierto de Perú y amplió aún más la ventaja sobre sus perseguidores, gracias al abandono del francés Stéphane Peterhansel (Mini) y a los problemas que padeció con su coche el también francés Sébastien Loeb. El catarí sumó su tercera victoria de etapa en este Dakar al ser el más rápido en los 313 kilómetros cronometrados de la jornada, cuya distancia total era de 409 kilómetros, con punto de partida y llegada en Pisco (Perú), y con una salida masiva, con los coches saliendo en líneas de cuatro y las motos en líneas de diez.

El ‘Señor Dakar’, como se le conoce en Francia a Peterhansel por sus trece títulos (seis en moto y siete en coche), tuvo que tirar la toalla cuando un impacto del coche lesionó a su copiloto David Castera, que fue evacuado a un centro médico.

En motos, la salida masiva de esta etapa ganada por el francés Michael Metge (Sherco) impidió a Pablo Quintanilla recortar apenas diferencias con Price, por lo que se mantiene a un minuto y dos segundos del líder de la carrera y ambos se jugarán el triunfo final en una especie de contrarreloj.

“Es difícil pero no imposible”, afirmó Quintanilla, quien prometió emplearse al máximo para conseguir la primera victoria de un piloto americano en la categoría de motos del Dakar.

En esta etapa Price aguantó estoico y sin bajar el ritmo el fuerte dolor que tiene en su mano derecha, producto de una lesión que se hizo a menos de un mes del inicio del Dakar, lo que le obligó a pasar por el quirófano. “Toby es una bestia. El dolor que está aguantando no lo aguantaría nadie. Tiene la cabeza muy fuerte”, comentó la española Laia Sanz (KTM), compañera de equipo de Price. Sanz, que también afrontó el Dakar en unas condiciones adversas tras haber estado los meses anteriores sin poder entrar, continuó escalando posiciones y alcanzó la undécima, justo por detrás del boliviano Walter Nosiglia, que ayer hizo su mejor etapa en el Dakar al finalizar segundo. El rally Dakar quedó este miércoles prácticamente en manos del catarí Nasser Al-Attiyah (Toyota) en coches y dejó para la última etapa un apasionante mano a mano en motos entre el australiano Toby Price (KTM) y el chileno Pablo Quintanilla (Husqvarna).Al-Attiyah se adjudicó la novena y penúltima etapa de este Dakar que se disputa íntegramente en Perú y amplió aún más la ventaja sobre sus perseguidores.

MÁS TITULARES DE DEPORTES