INTERNACIONAL    

Suroeste de Isla

Puerto Rico registró 1.390 temblores

> NASA informó que sus satélites observaron un desplazamiento al sur de Ponce tras el terremoto de 6.4



Desde el pasado 28 de diciembre hasta la madrugada el pasado domingo, el equipo de análisis de la Red Sísmica de Puerto Rico (RSPR) registró 1,390 temblores asociados a la secuencia sísmica en la falla de Punta Montalva al sur de Guánica y cada uno de esos sismos ha cambiado el relieve y topografía de la zona suroeste de la isla.

Así lo afirmó el director de la RSPR, Víctor Huérfano, quien en entrevista con El Nuevo Día abundó y amplió sobre lo que reportó el viernes la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA), que sugiere un desplazamiento al sur de Ponce a consecuencia del terremoto de 6.4, el pasado 7 de enero.

“Cada temblor, así sea pequeño, es una ruptura, un movimiento de aquel terreno con fricción. A medida que el temblor aumenta, la ruptura aumenta. Sin embargo, ya eventos igual o menor al de 6.4 del pasado martes, acarrean consigo una ruptura de una longitud, un largo y ancho, considerable, por lo que esa ruptura se reflejará en la superficie”, explicó Huérfano.

Un sismo se produce por el choque o fricción entre placas tectónicas como parte de la liberación de energía que acumula la corteza del planeta desde su formación. El movimiento sísmico culmina en una fractura o ruptura de la tierra, por lo que con cada temblor se deforma la estructura del suelo.

Sobre el terremoto de 6.4, la NASA informó que el satélite Copernicus Sentinel-1A, manejado por la Agencia Espacial Europea (ESA), capturó un desplazamiento de 5.5 pulgadas (14 centímetros) del terreno, al oeste de Ponce, en dirección hacia abajo y ligeramente hacia el oeste.

Aunque los análisis aún no han culminado, preliminarmente, Huérfano reconoció que, en efecto, en el área de la Guancha, en Ponce, se puede observar una “fractura” en la superficie de la tierra con la separación del terreno que queda cerca de la costa.

No obstante, el experto destacó que lo que vio el satélite de la ESA va cambiando paulatinamente con cada movimiento sísmico, por lo que sugiere que al sur de Guánica la deformación esté cambiando cada vez más.

“Imagínate unos bloques que cuando se mueven causan deformación y se ven a lo largo de la región que está en sismicidad. Con toda esta liberación de energía el área suroeste ha ido deformándose poco a poco y con cada deformación hay un acomodo, por lo que seguiremos viendo cambios en el relieve del área cercana al sismo”, anticipó Huérfano.

Además, resaltó que la actividad sísmica en la falla al sur de Guánica se limita a una misma zona y no se extiende alrededor de la isla.

“Mientras la energía se acumula y la fricción resiste no hay problema, el problema es cuando ya la energía es tanta que la fricción no aguanta la presión y eso es lo que está pasando en el sur. Lo bueno es que se ha quedado restringida en una misma zona, porque si llegamos a tener más de una falla activa, entonces habría mayores deformaciones a lo largo de la isla”, estableció.

De acuerdo con la RSPR, el archipiélago de Puerto Rico queda en el límite de las placas de América del Norte y del Caribe que establecen ocho zonas de concentración sísmica:

la trinchera de Puerto Rico, las fallas de pendiente Norte y Sur de Puerto Rico, al Noreste en la Zona del Sombrero, Al oeste, en el Cañón de la Mona, Pasaje de la Mona y al este, en las depresiones de Islas Vírgenes y Anegada.

“Si la actividad sísmica se extiende a alguna de las otras zonas de sismicidad, entonces las fracturas del suelo serían más amplias, pero no es lo que estamos viendo al momento”, puntualizó el experto. (elnuevodia.com)

MÁS TITULARES DE INTERNACIONAL